Argentina participa de un ensayo clínico mundial

Se llama "Solidarity" y busca el remedio más eficaz para frenar la pandemia.

La Argentina participa de un ensayo clínico internacional que busca el procedimiento más competente para contrarrestar la poderosa cepa de coronavirus. Lo informó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Este gran estudio internacional está diseñado para generar los datos sólidos que necesitamos, para mostrar qué tratamientos son los más eficaces”, argumentó la OMS en un comunicado oficial.

Leer también: Italia: en las últimas 24 horas, murieron 627 personas por el coronavirus

El proyecto, denominado “Solidarity” (solidaridad), contará también con la ayuda de España, Francia, Suiza, Tailandia, Noruega, Canadá, Irán, Sudáfrica y Bahrein.

“El primer ensayo de la vacuna ya comenzó, solo 60 días después de que la secuencia genética del coronavirus fue compartida. Elogiamos a los investigadores de todo el mundo que se reunieron para evaluar sistemáticamente las terapias experimentales”, agregó el político etíope.

“Este virus nos presenta una amenaza sin precedentes, pero también es una oportunidad para unirnos contra un enemigo común”

En la Argentina, el nuevo coronavirus, catalogado “pandemia” por la Organización Mundial de la Salud, ya infectó a 128 personas. Tres pudieron recuperarse y otros tres fallecieron. En el resto del mundo, el número de casos que dieron positivo al COVID-19 asciende a 252.817, y se registraron 10.405 muertes. La cifra de recuperados es de 89.061.

Leer también: Vecinos de Reconquista en cuarentena

Para ganar tiempo en la investigación, el funcionario de la OMS resaltó la importancia de las medidas de los países tendientes a frenar la transmisión y expansión del virus en cada territorio, mientras se desarrolla una vacuna o un fármaco efectivo. También remarcó la importancia de sostener las medidas específicas y focalizadas de precaución, como el aislamiento social, el cuidado de los pacientes afectados y el desaliento a las concentraciones de personas. “Si eso no se hace, las cadenas de transmisión pueden continuar a un nivel bajo y luego resurgir una vez que se levanten las medidas de distanciamiento físico”, advirtió Ghebreyesus.

“El coronavirus no solo mata gente mayor, un número significativo de jóvenes murieron”, agregó cuando puntualizó sobre esta pandemia que no discrimina.

La Organización Mundial de la Salud subraya la necesidad de que los países trabajen conjuntamente, proporcionen atención médica de calidad y aíslen a aquellos pacientes que dieron positivo al COVID-19 en centros e instituciones preparadas.

“Este virus nos presenta una amenaza sin precedentes, pero también es una oportunidad para unirnos contra un enemigo común”, concluyó Adhanom Ghebreyesus.

TN SALUD