El presidente Alberto Fernández se reunió con el mandatario de Francia, Emmanuel Macron. La reunión se llevó a cabo en el palacio del Elíseo y después se dirigió al Instituto de Estudios Políticos de París “Sciences Po”.

En el lugar, el jefe de estado argentino brindó una conferencia de prensa donde, entre otros temas, tocó el aborto legal. Sobre esto realizó un importante anunció y manifestó que: “Voy a mandar una ley que termine con la penalización y permita la atención en cualquier centro público”, aseguró.

“En la Argentina, el aborto es un delito, un extraño delito por el que casi nunca se condena a ninguna mujer, pero donde todos sabemos que existe”, comenzó el mandatario, y agregó: “El problema de que exista es que todo aborto se vuelve clandestino, y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer se potencian”.

“Legalizar el aborto no lo vuelve obligatorio, y lo que no podemos poner en riesgo es la salud de la mujer que decide abortar”

Además, sostuvo que la problemática se agudiza dependiendo de la clase social a la que pertenezca la persona que se practique el aborto. “Si es de clase alta, su salud estará absolutamente garantizada. Pero si estamos en presencia de una mujer sin recursos, su vida corre peligro y tiene riesgo de quedar infértil y de sufrir lesiones internas que la dañen mucho”, dijo.

Leer también: Macron expresó su apoyo en la negociación de Argentina frente al FMI

Así, al dar su opinión sobre los debates que involucran al aborto como tema principal, sostuvo que es una “discusión hipócrita” y cerró comentando que: “Legalizar el aborto no lo vuelve obligatorio, y lo que no podemos poner en riesgo es la salud de la mujer que decide abortar”, expresó.