El jefe de la Policía de Rosario, comisario general Marcelo Gómez, renunció este viernes a su cargo en una nota que envió al Ministerio de Seguridad provincial.

 

La decisión se conoce a menos de 48 horas de la asunción del nuevo titular de la cartera. Quien tuvo un discurso con fuertes críticas al gobierno anterior y a la cúpula de la Policía.

Saín profundizó la idea que había mencionado el gobernador Omar Perotti sobre la existencia de un “pacto de gobernabilidad directa o indirecta con el delito”. “No puede haber delitos protegidos por el Estado”, afirmó.

Según algunas versiones, el comisario Gómez no tuvo contacto con las nuevas autoridades. Y en medio de un clima cargado de versiones sobre relevos de jefes de seccionales, dejó un escrito en el Ministerio con su paso al costado.

Desde la Jefatura local señalaron que hace dos días que no tienen a quien dirigirse ni solicitar “las necesidades logísticas que tenemos diariamente”, entre ellas el dinero para el combustible de los patrulleros.