El mandatario electo responsabilizó a Macri por la herencia que recibirá. Y anticipó que las medidas económicas de su Gobierno se conocerán “desde el primer día”.

 


A horas de asumir como presidente, Alberto Fernández advirtió que “el riesgo de default es muy alto” en la Argentina. En ese contexto, el referente del Frente de Todos responsabilizó al saliente Mauricio Macri por haber dejado al país en esa situación al tiempo que anticipó que las medidas económicas se conocerán “desde el primer día”.

No obstante, aclaró que aunque se anuncien medidas “no se resuelven las cosas” de inmediato. “Vamos a tratar de cambiar el rumbo; esta locomotora que iba derecho al precipicio. Va a parar y se va a dar vuelta”, enfatizó. Dijo que “se trata de poner en marcha una economía muy lastimada y va a llevar tiempo. La primera necesidad es que la economía vuelva a funcionar”.

“Llevamos dos años de caída de consumo. Esto se resuelve poniendo recursos en la gente que menos tiene. Revisando los precios que, en algunos productos como los alimenticios y farmacológicos, tienen que ver con la vida de la gente”, consideró.

En declaraciones a Radio Nacional, Fernández dijo que “el mercado nacional está impedido de pagar y el riesgo de default es muy alto”. “De hecho, Macri lo ha declarado. Creo que es toda su responsabilidad. Más allá de que lo acepte o no, a nadie le cabe duda sobre su responsabilidad por el tema de la deuda”, señaló.

Dijo que “está claro que el Gobierno puso el cepo que puso porque se gastó todos los dólares“. “En ese estado de cosas es muy difícil dejar abierta la compra de dólares porque no los hay”, adelantó el futuro presidente.

Sobre la reacción negativa de los mercados tras las primarias de agosto último, Fernández la consideró una “locura”. “Si los mercados reaccionaron así por miedo a que seamos un populismo chavista, fue por la culpa de Macri por haber mentido, porque no somos eso”, aclaró.

Está claro que Mauricio Macri y yo tenemos diferencias conceptuales profundas, pero vivimos en un mismo país y tenemos que entender todos que el secreto de la convivencia democrática es respetarse, no tolerarse“, sostuvo Fernández.

Dijo que “tolerar es aceptar a disgusto, quiero que me respeten. Podemos pensar distinto, de cómo alcanzar los objetivos. Nadie tiene la verdad absoluta, hay verdades relativas y debemos aprender a vivir en lo diferente”.