Este martes, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, habló con el presidente electo Alberto Fernández por primera vez desde su victoria en las urnas.

 

Así, dieron comienzo al cambio de mando en la línea de diálogo con el principal acreedor argentino. El nuevo Gobierno tendrá en sus manos la renegociación del crédito y la continuidad de los desembolsos pendientes desde Washington.

Fernández y Georgieva hablaron este martes por la tarde por teléfono. Apenas unas horas después de que la titular del organismo financiero se refiriera a la economía argentina. E hiciera advertencias sobre el nivel de endeudamiento y del gasto público. Según fuentes de FMI la conversación sucedió “por acuerdo de interés mutuo”.

La charla entre la máxima autoridad del Fondo y Alberto Fernández giró principalmente sobre el plan económico del Gobierno electo. “Los principales objetivos del programa económico del nuevo gobierno serán plasmados en un plan que la Argentina pueda cumplir y que le permita recuperar el crecimiento para poder honrar sus deudas“, publicó el Frente de Todos en un comunicado.

La economista búlgara, por su parte, aseguró haber tenido “una llamada muy constructiva” con Fernández. “He reiterado la disposición del Fondo a colaborar con su gobierno y trabajar para allanar el camino hacia un crecimiento sostenible y reducir la pobreza. Acordamos seguir manteniendo un diálogo abierto para el beneficio de los argentinos”, apuntó.

Renegociar la deuda

Desde el 10 de diciembre, cuando se produzca el traspaso de Gobierno, la nueva administración tendrá como objetivo prioritario de política económica completar el proceso de renegociación de la deuda pública. Por un lado, eso incluirá sentarse con el FMI a discutir un nuevo cronograma de devolución del crédito de U$S57.100 millones, el préstamo más grande de la historia de la institución. El problema para la Argentina es el acuerdo original: implica que el país debiera pagar entre 2022 y 2023 más de U$S40.000 millones, además de las obligaciones con acreedores privados y otros organismos internacionales.

La transición, demorada
Según explican desde el Ministerio de Hacienda, en términos prácticos la transición de equipos económicos “todavía no empezó”. “Hay charlas informales pero en términos formales e institucionales no hay nada”, aseguraron desde el Palacio de Hacienda. El presidente electo aún no anunció cuál será su gabinete económico, aunque los nombres que más suenan son Matías Kulfas, Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca.