El fiscal general de la provincia, Jorge Baclini, aseguró que Valdés “brindó datos falsos”, pero que la investigación reveló la verdad de los hechos. “Paró para algo que estaba acordado con anterioridad”, señaló.

No fue un intento de robo ni un drama pasional. Al menos eso surge de la prueba recabada en la investigación del misterioso episodio que se registró dos semanas atrás en la autopista que une Rosario con Buenos Aires. Y que terminó con el extitular de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, Mariano Valdés, herido de bala y hoy detenido a disposición de la Justicia.

Investigación

El fiscal general de Santa Fe, Jorge Baclini, destacó que “hay numerosas incongruencias entre la versión que dio inicialmente el jefe policial. Y las pericias que se llevaron con posterioridad al hecho”. Que revelan no sólo que incurrió en incumplimiento de sus deberes de funcionario público sino que además “brindó datos falsos” para desviar la investigación.

Leer más: Según la pericia balística, Valdés se disparó en la ingle

El pasado 9 de septiembre Valdés viajaba por la autopista Rosario-Buenos Aires junto a la suboficial Rosana González. Cuando, según su testimonio, detuvo su Ford Focus a altura de Villa Constitución. En ese momento paró una 4X4 negra de la que bajaron tres encapuchados que le dispararon. Producto de la balacera fue herido en el brazo y en la ingle.

Por orden del fiscal Matías Edery, el viernes pasado Valdés fue apresado junto con su segundo, Alberto Bellagio, en la delegación Santa Fe de la Federal. Pese al hermetismo que rodeó a la detención, trascendió que la decisión se tomó porque el oficial federal habría mentido en el relato que ofreció en su declaración. Esto sobre el incidente en el que terminó baleado.

“Por lo que se fue viendo a medida que fue avanzando la investigación, se habrían detenido en la autopista a Buenos Aires, por algo que estaba combinado o acordado. Y Valdés se habría bajado a hablar con los interlocutores y, tras una conversación inicial calma, se habrían sucedido los disparos”, detalló Baclini.

Irregularidades

“No tenemos definido todavía quiénes son las otras personas que intervinieron en el hecho. Por lo tanto no podemos avanzar aún sobre el móvil o el porqué pasó lo que pasó”, afirmó Baclini. Quien, no obstante, destacó que se hicieron importantes avances en la investigación. Que permitirán que ambos funcionarios federales sea acusados hoy en Villa Constitución.

Asimismo, destacó que por lo que la Fiscalía tiene acreditado se descarta de plano que Valdés haya sido atacado por un grupo de encapuchados que lo emboscaron cuando paró en la autopista para cambiarle la yerba al mate. Esto es lo que el jefe policial contó en las declaraciones que ofreció. Primero ante los medios, y después ante sus superiores y la Justicia.

Desmentido

El relato de Valdés fue puesto en duda después de que se realizaron las pericias en el lugar donde se habría registrado el enfrentamiento. El jefe policial, que resultó herido en un brazo y en la ingle, aseguró que repelió el ataque con su arma reglamentaria. Y se constató que había incongruencias entre lo que había contado el policía y los rastros y testimonios recabados.

Tanto es así que la propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien había dicho que Valdés había sido blanco de un “ataque mafioso”, lo acusó de faltar a la verdad. “Este mentiroso disfrazado de policía será removido de la institución”, posteó en Twitter. Y agregó: “La pericia confirmó que el comisario Valdés de la PFA no sufrió un intento de robo”.

Heridas

Ayer el abogado de Valdés, José Giacometti, aseguró que el comisario “no fue herido por una interna policial, en absoluto”, e insistió que tanto Valdés insistió con que había sido “herido por los ocupantes de una camioneta, que lo había perseguido y que no sabe de dónde salió” y que aseguró que, a su criterio, se trató de un “intento de asalto al voleo”.

Leer más: “Valdés no fue herido por una interna policial pero no sabe por quién”

Baclini confirmó también que la herida que el exjefe policial tiene en la pierna fue “provocada por el mismo arma de Valdés”. Y, a partir del análisis que realizaron los expertos en balística, se constató que “la dinámica de ese disparo rompió el suelo del vehículo. A partir de eso se dio con el plomo que quedó incrustado en el césped y que fue incautado”.

“No sabemos qué pasó, pero suponemos que en la premura de algún hecho defensivo suponemos que ese disparo se lo puede haber hecho él mismo accidentalmente. O bien otra persona, porque no está ciento por ciento definido cómo sucedieron los hechos”. Así explicó el máximo responsable del Ministerio Público Fiscal (MPA).

El bolso

También reveló que en la estación de servicio a donde Valdés y la suboficial que lo acompañaba llevaban un bolso. Este fue secuestrado cuando fue detenido el extitular de la delegación de la capital provincial. “No sabemos qué había adentro, porque cuando fue incautado estaba vacío”, admitió Baclini, sobre una prueba clave para esclarecer el caso.

“Se están haciendo unas pericias para determinar qué había en el interior del bolso, un elemento que sería vital para avanzar en la investigación”, señaló el fiscal. Y añadió: “No tenemos claro quién se pudo haber llevado el producto que había en el bolso, son todas cuestiones que son materia de investigación”.

En ese sentido, aclaró que, si bien en un primer momento el relato de la suboficial Rosana Valdés, que acompañaba a Valdés en el momento de los disparos, fueron confusas y se contradecían con los rastros hallados, luego, con el correr de los días, “la versión que da ella ahora se ajusta mucho más a la mecánica del hecho y son compatibles con las pericias”.