Sabemos que la gente hace cualquier cosa por algunos “me gusta” o un poco de viralidad en las redes. A veces son selfies insólitas o peligrosas. Pero tampoco faltan los que deciden ponerse algo en la cara sin medir -o conocer- las posibles consecuencias.

Jamie Bisceglia estaba en Washington DC participando de un concurso de pesca de salmón. De casualidad capturó un pulpo y decidió hacer algo impensado: se tomó una foto con el molusco en la cara. Grave error. La mujer sintió un par de pinchazos, seguidos de un dolor intenso y abundante sangrado.

“¿Pueden decirme loca? Sí, es un pulpo en mi cara. No sabía que tenían un pico para inyectarte. Bueno, me pasó a mí. Mi mentón estaba hinchado y no paraba de sangrar”, explicó Bisceglia en su cuenta de Instagram, donde a pesar del accidente decidió compartir las fotos.

El pulpo le provocó una parálisis facial en el lado izquierdo de la cara y tuvo que ser trasladada al hospital, según informó Kiro 7 News.

“Todavía tengo dolor. Estoy tomando tres antibióticos diferentes. Dicen que la hinchazón puede ir y venir durante meses”, agregó Bisceglia en una entrevista.

A pesar de todas las molestias que sufrió la mujer, la peor parte se la llevó el pulpo. “Igual, lo voy a cocinar para la cena”, escribió la pescadora.