El iPhone atraviesa días críticos, al menos en lo que refiere a volumen de ventas. Entre enero y marzo la merma interanual fue del 17%, y durante el segundo trimestre no logró repuntar. En ese orden, una firma de investigación señala que la disminución en los envíos del smartphone hizo que Apple caiga del podio en el negocio móvil.

Según datos de IHS que divulga en un reporte el sitio Phone Arena, entre abril y junio Apple fue el cuarto mayor vendedor de smartphones en el mundo, alejándose cada vez más del trono.

El primer puesto es ocupado por Samsung con una participación del 23%, seguido por Huawei (18%). La sorpresa aparece en el tercer escalafón con el nombre de Oppo, con una cuota del 11%. Apple tiene ese mismo porcentaje, aunque con un volumen menor en el detalle. De acuerdo a IHS, el fabricante chino vendió en ese período 36.2 millones de teléfonos, frente a los 35.3 de la californiana.

De esta forma, el podio es ocupado por tres marcas asiáticas. Además, son cuatro en el top 5: en el quinto puesto, pisándole los talones a Apple con una cuota del 10%, está Xiaomi. Tal como nota la fuente, resulta curioso que otras consultoras (por ejemplo Canalys y Strategy Analytics) colocaron a Oppo en el quinto lugar, por detrás de Xiaomi.

En este contexto, se espera que la pronta presentación de nuevos dispositivos con iOS establezca un cambio en este panorama desfavorable para Apple… a pesar de la horrible cámara que incluiría uno de los modelos de iPhone 11.

Finalmente, esa consultora ratificó la caída global en la venta de smartphones. En el segundo trimestre del año se despacharon 331.2 millones de unidades, lo que supone un descenso del 3.6% en relación al mismo período de 2018.