Mauro Rueda, periodista y movilero de Cadena OH! en la Cumbre del Mercosur

Por *Mauro Rueda

La 54° reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre de Jefes de Estado marcará un antes y después en la política exterior de esta parte del continente. El Acuerdo con la Unión Europea, la cancelación del roaming internacional entre los países miembros y la futura presidencia del siempre polémico Jair Bolsonaro, son sólo la punta del iceberg.

Esta Cumbre, celebrada en Santa Fe capital, viene a darle un nuevo perfil al Mercosur. Una impronta casi netamente económica, una dinámica más “Flexible” y una brújula apuntada a occidente son, en esencia, los puntos centrales que impulsó el Canciller argentino Jorge Faurie y que tiñeron las tres jornadas.

La agenda política giró sobre cuatro ejes: acuerdo con la Unión Europea, acuerdo con EEUU, integración con la Alianza del Pacifico y la crisis que atraviesa Venezuela.
El histórico acuerdo con la UE es un mérito que podemos adjudicárselo a Mauricio Macri, acuerdo que le dio una bocanada de aire a la misma gestión presidencial y que revitalizó el casi extinto Mercosur.

Todos quieren ser parte de este acuerdo inclusive el progresista gobierno de Evo Morales, presidente boliviano. Por su parte el presidente carioca, Jair Bolsonaro, quen en su momento desestimó el rol de la integración sudamericana, luego de la reunión que tuvo con Donal Trump en el medio de la cumbre del G20 celebrada en Japón, vino con un objetivo particular, empujar a que se desarrolle de la manera más rápida posible acuerdos de libre comercio con EEUU y por otro lado, plantear la necesidad de que cada país pueda comenzar las negociaciones con el bloque europeo, claro está, si sus parlamentos lo permiten.

En el caso del mandatario chileno, Sebastian Piñera, su discurso fue dirigido a los países miembros del Mercosur, se puede decir que fue casi un tirón de oreja. Planteó la necesidad de fortalecer el corredor Bioceánico que atraviesa nuestro país y conecta chile con el puerto rosarino.

Quizá el ideológicamente más alejado de esta nueva impronta sudamericana es Evo Morales, quien fue el único de los seis mandatarios en nombrar la palabra pobreza, en su discurso.

Aclaró que Bolivia está muy contenta con este acercamiento a la UE, pero que sin embargo este acuerdo no es bueno por sí mismo y que tiene que pensarse en función de las necesidades de los más desposeídos y olvidados del continente. Luego de esta aclaración, el tinte fue principalmente electoral hablándole al pueblo boliviano sobre el país que agarro en su primera gestión y la Bolivia de ahora, recordemos que Morales busca su re – reelección y no está atravesando el mejor momento de su gestión.

El protagonista oculto

Los tres días de Cumbre hicieron que por la ciudad de Santa Fe circulen más de 5 mil personas, lo llamativo de esto es que aproximadamente la mitad de ese número fueron empresarios de la región y de países vecinos que llegaron a la ciudad.

El sector privado tubo un peso particularmente importante, no sólo como espectador sino como protagonista. Una de las actividades más importantes por fuera de la Estación Belgrano se desarrolló en la Bolsa de Comercio santafecina, donde 50 empresas de nuestro país, Brasil, Uruguay, Paraguay y chile se reunieron para discutir los acuerdos de libre comercio, el corredor Bioceánico y fundamentalmente la integración de estos países.

El primero de los grandes desafíos del empresariado es la famosa y tan utilizada frase, generar mayor competitividad. Es decir, cómo generar producto de más o menos buena calidad a un costo bajo que nos permita competir con las grandes empresas europeas y su tecnología, todo eso con un cambio que no favorece a la región.

Esta tan ansiada competitividad se logra con la tecnologizacion de la producción y pone en un desafío importante al empresariado, además se pide al sector público que genera herramientas para bajar los costos laborales y de logística. Hablando en criollo, producir más y más rápido a menor costo.

Para este pedido, el gobierno nacional y sus funcionarios ya tienen una receta armada. Obviamente dependiendo de lo que suceda en Octubre, como lo aseguró el mismo Nicolás Dujovne.

De ser reelecto Mauricio Macri, su agenda de trabajo será: reforma laboral y ley de ART, para bajar los “costos” que producen los trabajadores. Reforma previsional y tributaria, menos impuestos para las grandes empresas, paulatinamente entregarle a la mano invisible el control del mercado y por supuesto el plan Circunvalar, será central el rol del Belgrano cargas, para transportar más cantidad en menos tiempo y más barato. Por supuesto siempre mirando al modelo agroexportador.

La cumbre 54° reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre de Jefes de Estado fue el puntapié inicial para la argentina que se viene, comienza a consolidarse un corrimiento del eje económico, que durante el gobierno de los Kirchner miraba hacia Rusia – China para volver a occidente a Europa y fundamentalmente los Estados Unidos de América. Cambió el rumbo de los principales países de nuestro continente, el timón lo tiene y lo tendrá el gigante brasilero y todos los caminos apuntan al norte.

 

*Mauro Rueda, periodista de Cadena OH! en la Cumbre del Mercosur