“Es un país rico para prácticamente cualquier tipo de cultivo”, afirmó el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó el viernes que decir que haya personas en su país que “pasan hambre es “una gran mentira”propagada con intenciones populistas”.

“Brasil es un país rico para prácticamente cualquier tipo de cultivo. Decir que se pasa hambre es una gran mentira. Uno no ve gente pobre en las calles con un físico esquelético como en otros países”, dijo Bolsonaro en un desayuno con corresponsales extranjeros en Brasilia.

“Decir que se pasa hambre en Brasil es un discurso populista para tratar de ganar simpatía popular, nada más que eso”, agregó.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) apuntó en septiembre pasado que los programas de lucha contra el hambre en Brasil se estancaron. Ya que el número de personas que pasan hambre disminuyó sólo de 5,2 millones en 2014 a 5,1 millones en 2017.

Otro informe de la FAO, de octubre de 2018, precisa que el número de personas víctimas de este flagelo en Brasil cayó un 10,6% de la población (unas 19 millones de personas) a inicios de los años 2000, a menos de 2,5% en el periodo 2008-2010″. Y destaca en esos avances el papel de los programas “de transferencia de renta como Bolsa Familia”, generalizado por el gobierno de izquierda de Luiz Inácio Lula da Silva.

Pero Bolsonaro, que llegó al poder en enero con un programa económicamente liberal y socialmente ultraconservador, entiende tomar otro camino, según indicó al ser interrogado sobre declaraciones del presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, que afirmó que el mandatario no le ha dedicado hasta ahora “una palabra a los pobres”.

Brasil sufrió en 2015 y 2016 dos años de grave recesión, seguidos por otros dos años y medio de débil crecimiento, y tiene actualmente unos 13 millones de desempleados. (AFP)