Después de un año muy duro, en el que sufrió la pérdida de su hijo Leonardo en enero, y tras estar internada por una neumonía, Pinky vive un momento esperanzador al que muchos catalogan como milagroso: la conductora que había sido vista en silla de ruedas en su última aparición pública, volvió a caminar tras realizar un tratamiento con el doctor Rubén Muhlberger,

En Nosotros a la Mañana, el programa que conduce el Pollo Álvarez en la pantalla de El Trece, mostraron una grabación de Lidia Satragno, tal su verdadero nombre, caminando tomada del brazo del reconocido especialista. “Muchos hablan de milagro”, informó Sandra Borghi.

“Tuve que trabajar y diseñar un tratamiento exclusivamente para Pinky. Para eso tuvimos que iniciar unos estudios y no teníamos mucho tiempo. A veces, los médicos tenemos la oportunidad de jugar un poco con los tiempos, pero en este caso no fue así. Fue un desafío mejorarla en todo sentido desde el punto de vista cognitivo; apliqué neurociencia y también realizamos un tratamiento regenerativo de toda la parte locomotriz.Hubo que hacerlo dos o tres veces por semana para que diera resultado y su cuerpo responda”, explicó Muhlberger sobre el tratamiento que hizo con la artista.

Por otro lado, sobre la terapia que está haciendo con la conductora de 83 años, el médico agregó: “Queda mucho camino por recorrer, pero lo importante es que estamos cosechando los primeros frutos de este renacimiento celular; de este tratamiento regenerativo y biológico”.

En otro aspecto, esta mejoría en su salud llegó con un reconocimiento: el senador nacional Camau Espínola, ex medallistaa olímpico, leentregó la distinción “Domingo Faustino Sarmiento” en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio del Congreso. , en reconocimiento a su trayectoria profesional y a “su trascendente aporte a la comunicación y la cultura”.

Vale recordar que Pinky vive en una residencia geriátrica en la que también está su amigo Cacho Fontana, con quien recibió un reconocimiento en la última entrega de los Martín Fierro de Radio. “Era una lástima que pasara la vida postrada. Así que me tuve que poner en el papel de la hermana fuerte. Ella decía ‘más adelante, lo voy a pensar’, pero por suerte la convencieron el dueño de la residencia y Cacho Fontana”, expresó Raquel, la hermana de la conductora, cuando reveló el ingreso de Pinky a la residencia. La conductora ya había sufrido una neumonía en 2012, que luego le originó una trombosis.