Un caso se viralizó en las redes sociales cuando Alice Renee Phillips relató la extraña experiencia con su hermana menor. “Experimenté uno de los momentos más aterradores de mi vida esta mañana y voy a publicarlo porque nunca había oído hablar de esto en mi vida”, introdujo en un posteo de Facebook.

Se refiere al extraño síndrome de la peluquería que puede generar un derrame cerebral debido a la posición de la cabeza al inclinarla hacia atrás para el lavado, corte o peinado. “Cuando una de esas arterias cervicales resulta dañada, puede darse lo que se llama disección, un daño en el interior del vaso sanguíneo, que lleva a un flujo y a una coagulación anormales, que luego pueden ascender hasta el cerebro y hasta causar un derrame”, declaró el doctor en medicina Steven R. Zeiler, jefe de investigaciones en accidentes cerebrovasculares del Johns Hopkins.

“Estaba peinando a mi hermana antes de ir a la iglesia el domingo cuando empezó a perder el conocimiento”, relata en su posteo del mismo 7 de Julio. “Se puso pálida y sus labios se pusieron azules. Los ojos se pusieron en blanco durante un minuto y luego se repuso”, contó sumamente alterada por la situación que vivió en presencia de sus hijos pequeños. “Mi hermana solo recuerda que nos oía pero no nos podía ver”, señala.

Aunque aún se desconoce que factores pueden hacer a una persona propensa a sufrir el síndrome, lo cierto es que ante un malestar corporal durante o después del peinado, lavado o corte de pelo, es esencial que se consulte al médico, en este caso a un neurólogo.

“Enseguida vinieron mis padres y en la guardia le hicieron un electroencefalograma y un estudio de imagen. Los resultados fueron normales pero nos explicaron sobre este ‘Síndrome de la peluquería’, de los cuales atienden unos cinco casos al año”, explicó Alice.

En el año 1997, la revista The Lancet -especializada en medicina- publicó un informe en el que se detallaba un problema parecido. En este caso se trataba de una mujer de 42 años que sufrió un derrame cerebral después de ir a la peluquería. Según el diagnóstico de los médicos, la mujer había sufrido un daño en la arteria carótida derecha interna. Al ser consultados sobre esta condición los especialistas coinciden en que son muy pocas las posibilidades que algo así ocurra. La principal recomendación es el uso de toallas para apoyar la cabeza hacia arriba, de manera que el cuello esté inclinado no más de 20 grados.