Javier Anzoátegui deberá defenderse en las próximas semanas por su actuación al frente de la causa que investiga la muerte de la periodista.

 

El juez federal Javier Anzoátegui deberá defenderse ante el Consejo de la Magistratura en las próximas semanas por su actuación al frente de la causa que investiga la muerte de Débora Pérez Volpin.

Anzoátegui fue denunciado por la familia de la periodista y legisladora porteña por supuesto mal desempeño en sus funciones. Se lo acusa de haber retrasado la fecha de inicio del juicio contra los médicos que realizaron la operación en la que falleció Pérez Volpin.

La Comisión de Disciplina y Acusación del organismo judicial le informará a Anzoátegui que tiene un plazo de 20 días hábiles para presentar pruebas que acrediten su correcto trabajo en el manejo de este expediente.

El acusado podrá proponer a testigos que avalen su labor en la causa, realizar un descargo por escrito y designar a su defensor oficial.

El abogado de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota, consideró que el magistrado le estaba “tomando el pelo” a sus defendidos.