Tras la ola de denuncias que surgieron contra él, Roberto Pettinato se había instalado en Nueva York, donde tocaba el saxo en la calle. Pero la dramática situación que está viviendo su hijo Felipe, quien denunció estar internado contra su voluntad, generó el regreso del conductor a la Argentina.

El último fin de semana el músico realizó un show en San Telmo y, a la salida, fue interceptado por la cámara de Los Ángeles de la Mañana para tener su testimonio. Sin embargo, Petti se mostró de muy mal humor, y fue agresivo con Santaigo Riva Roy, el notero del programa de El Trece.

El conductor expresó sus ganas de no hablar, pero cuando fue consultado sobre todas la mujeres que dijeron haber sido acosadas por él, comenzó a empujar al cronista e intentó arrebatarle el micrófono. “No hay denuncias, no hay denuncias. Nadie me denunció. Una cosa es una denuncia, otra cosa es una acusación”, aseguró Roberto que, cuando el cronista le pidió que no lo empujara, agregó: “Sí, te toco, está buena la campera”.

Tras el forcejo con el micrófono, y ya en otro tono, Pettinato se terminó ofuscando con Riva Roy: “No me hinches las pelotas, boludo. Vení en otro horario”, lanzó para dar por terminada la nota.

Vale recordar que el ex Sumo ya fue acusado mediáticamente por acoso sexual por Mariela “La Chipi” Anchipi, que afirmó haberlo sufrido cuando tenía veinte años, por Emilia Claudeville, que dijo que el músico le tocaba y chupaba el cuello, Martina Soto Pose, que reveló haber sido besada a la fuerza por el conductor, y Fernanda Iglesias, que relató que Pettinato se masturbó adelante suyo. La última que sumó su experiencia fue Esnestina Pais: “La única vez que Pettinato osó o intentó acorralarme contra una pared, le dije que seguramente debería tener muchos problemas con su sexualidad para violentar de esa manera a una mujer”, confesó.