Uno de los vehículos fue detenido en San Luis al 3600 y dos más en Teddy al 100. La empresa se encuentra suspendida. Y tiene plazo hasta hoy para cumplir con los plazos administrativos.

Un taxi y dos remises fueron remitidos al corralón. Fue por ser detectados trabajando para la suspendida empresa Cabify. Uno de los vehículos fue secuestrado en San Luis al 3600 y dos más en Teddy al 100.

El referente de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (Catiltar) Marcelo Díaz, contó que “ayer fuimos informados desde la Cámara de Remiseros que en un operativo habían incautado a un vehículo adherido como remís y que fue remitido ayer a la tarde al corralón”.

Son tres los vehículos que siguieron el mismo camino ayer por la tarde en operativos de rutina implementados por la Secretaría de Control.

Los efectivos le consultaron a los pasajeros cómo habían contratado el servicio y fue así que tres manifestaron que fue a través de la aplicación Cabify.

“Les sacan la chapa, quedan en caución, y les cabe una sanción”, describió en declaraciones.

“Esto es una prueba contundente para la caducidad de la licencia internacional de Cabify”, aseguró Díaz al remarcar que “mientras ayer ellos supuestamente se estaban poniendo a derecho, en realidad estaban transgrediendo la norma”.