Ramón Ismael Coronel, apodado “Piki”, se desmayó cuando iba a emprender la celebración por contener el fuerte remate. Falleció antes de ingresar al hospital de la ciudad de Reconquista, ya que tuvo un paro cardiorrespiratorio y no pudo ser reanimado.

El partido se jugaba el pasado martes por la noche en Paraje San Manuel, a 50 kilómetros de Reconquista. Coronel era el guardameta de Unión de Golondrina, que debió definir el encuentro por remates desde el tiro penal. Tras recibir el pelotazo, y mientras se dirigía a festejar, el arquero se desvaneció en el campo de juego. El fútbol argentino, de luto.