Las llamas alcanzaron los 50 metros de altura y afectaron a un área de unos 800 metros cuadrados.

Un gigantesco incendio se produjo este jueves en una central térmica en los suburbios de Moscú, en Rusia, con llamas que alcanzaron los 50 metros. Una persona murió y al menos 11 resultaron heridas.

El siniestro empezó a las 11 (5 hora argentina) en un gasoducto que alimenta a la central en el propio recinto, sin causar daños en la instalación. Afectó a un área de unos 800 metros cuadrados.

El ministerio de Emergencias ruso envió aviones hidrantes al lugar para extinguir las llamas. Asimismo, dos helicópteros y dos trenes se dirigieron al sitio para combatir el fuego.

En el operativo de extinción participaron 157 profesionales y 52 equipos técnicos.

“La central redujo su potencia a cero, pero no hay ningún riesgo de corte de electricidad para las consumidores. Se activaron otros generadores de reserva”, indicó la compañía de explotación Mosenergo.