Tras la menopausia, el riesgo de infarto en las mujeres se iguala al de los hombres. Esta es la conclusión de la investigadora Ana Rosa Alconero de la Universidad de Cantabria al analizar los riesgos cardiovasculares y los síntomas de las enfermedades coronarias.

Según Alconero, casi toda la población conoce los factores de riesgo pero es importante incidir en ellos y sobre todo en las diferencias entre hombres y mujeres con respecto al infarto agudo de miocardio y sus síntomas.

“Todavía tenemos que seguir trabajando para que las mujeres sepan y conozcan que pueden tener un infarto igual que los hombres”, puntualizó. Argumentó que cuando las mujeres tienen un infarto no presentan síntomas “tan típicos” como un hombre, entre los que figuran “el dolor mandibular o dolor interescapulario”.

Según la especialista, cuando las mujeres tienen un infarto “suele ser diez años después de haber pasado la menopausia, porque los estrógenos nos protegen”, pero “en el momento que llega la menopausia, el riesgo se iguala con el del varón”.


El estrógeno y la enfermedad cardiovascular

En línea con lo dicho, desde el Texas Heart Institute ratificaron el impacto de la menopausia en el corazón y la consecuente disminución de los niveles de estrógeno.

El estrógeno está relacionado con niveles más elevados de HDL o “colesterol bueno” y niveles más bajos de LDL o “colesterol malo”. Como la esperanza de vida de las mujeres ronda los 79 años (en los países desarrollados), las mujeres también pueden anticipar vivir una gran parte de su vida con un riesgo cardiovascular más elevado. Es más, una de cada cuatro mujeres mayores de 65 años de edad sufre de algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Los investigadores estudiaron la forma en que el tratamiento restitutivo con hormonas puede afectar a las mujeres que tienen y que no tienen enfermedades cardiovasculares. Pero la American Heart Association aún no lo recomienda. Cada mujer debe evaluar los riesgos de este tratamiento y comentarlos con su médico. Existen tratamientos no hormonales eficaces para síntomas de la menopausia tales como la disminución de la masa ósea.

Síntomas de ataque cardíaco en las mujeres

El síntoma más frecuente de un ataque cardíaco en las mujeres es algún tipo de dolor, presión o molestia en el pecho. Pero no siempre es grave ni es el síntoma más evidente, especialmente en las mujeres. A veces, las mujeres pueden tener un ataque cardíaco sin sentir dolor en el pecho. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de presentar síntomas de un ataque cardíaco no relacionados con el dolor en el pecho, por ejemplo:

  • – Molestias en el cuello, en la mandíbula, en los hombros, en la parte superior de la espalda o en la zona abdominal
  • – Falta de aire
  • – Dolor en uno o ambos brazos
  • – Náuseas o vómitos
  • – Sudoración
  • – Aturdimiento o mareos
  • – Fatiga inusual

Los síntomas en las mujeres suelen presentarse con mayor frecuencia cuando están en reposo o, incluso, cuando duermen. El estrés mental también puede desencadenar síntomas de ataque cardíaco.