La diva de los almuerzos relató una situación muy incómoda. “Cuando se pasaba de tragos se ponía violento”, dijo.

Mirtha Legrand se atrevió a realizar una confesión respecto de un caso de violencia de
Carlos Monzón contra Susana Giménez.

La presencia de Soledad Silveyra, quien es parte del elenco de la serie que relata la vida del ex boxeador, llevó a la diva de los almuerzos a confesar un duro relato que ella vivió en carne propia.

“Daniel me contaba que para dirigirlo era muy tímido, muy educado. Uno espera de un
campeón una cosa de ‘eh, callate’, una cosa así muy violenta, pero dice que era tímido y
era fácil el trabajo con él”, dijo Mirtha respecto de la relación que su marido tenía con
Monzón.

Sin embargo, la “Chiqui” armó que el gran problema del ex púgil se disparaba cuando el
alcohol se involucraba dentro de su vida. “Era bravo cuando tomaba unos tragos de
más“, disparó.

Entonces, Mirtha pasó a relatar una situación que vivió junto a su marido, durante un viaje en auto en el que tanto Monzón y Susana los acompañaban.

“Un día íbamos a un restaurante que se llamaba El hueso perdido, ¿se acuerdan? Era en
Olivos. Íbamos Daniel, Susana, Carlos y yo. Daniel iba adelante con Monzón. Todo esto
que cuento es verdad, es histórico”, arrancó Legrand.

“Entonces pasamos por un restaurante y Susana me dice despacito ‘aquí vine a comer
con Sandro’. Él escuchó y se puso muy violento. Empezó a pelear, a discutir, a decir cosas
y Daniel lo calmó. Le dijo ‘basta, basta, es un comentario que hizo’”, expresó Mirtha.