No sorprende escuchar que el Galaxy Fold salió a la luz sin estar realmente preparado para llegar a manos de los usuarios y pasar una prueba de uso básica. Pero esa aseveración retumba con más fuerza cuando la dice el CEO de Samsung.

“Lo pusimos en el mercado antes de que estuviera listo”, reconoció DJ Koh, director ejecutivo de la empresa surcoreana. Este hombre fue el mismo que mostró el teléfono plegable en el evento de presentación, que el fabricante organizó días antes del Congreso Mundial de Móviles 2019.

“Fue vergonzoso”, agregó Koh, según publica The Independent.

Un tropiezo doloroso

El Galaxy Fold fue uno de los productos más esperados en la industria móvil durante los últimos años. Anticipado en numerosas ocasiones por Samsung, fue anunciado oficialmente en febrero y protagonizó el MWC 2019.

Desplegado, el dispositivo tiene una pantalla generosa de 7.3 pulgadas. Cuando se dobla se convierte en un equipo más compacto (y con un tamaño más acorde al de un teléfono), bajando a las 4.6 pulgadas.

Por entonces, Fold se postuló como el emblema de los teléfonos plegables, una nueva categoría en el sector móvil a la que se suman otros fabricantes, algunos con productos efectivos como Huawei y otros con promesas a futuro. Además, esos celulares con pantallas que se pliegan pretendieron ser el salvavidas para un sector cuyas ventas están en declive.

¿Galaxy Fold y compañía ayudarán al repunte de esta industria? No, al menos a esta altura de los hechos. Ocurre que el plegable de Samsung tropezó incluso antes de llegar al mercado. Samsung distribuyó unidades entre periodistas y especialistas, y las devoluciones fueron desastrosas. En la experiencia de uso la pantalla presentó fallas imposibles de ocultar.

El lanzamiento comercial del smartphone estaba previsto para fines de abril. Pero frente a los reportes, el fabricante de Corea del Sur decidió (con buen tino) demorar la llegada de Fold a las tiendas.

“Queremos que nuestros clientes tengan la mejor experiencia posible. Esta es la razón por la cual, luego del feedback, tomamos la decisión de postergar el lanzamiento del smartphone para asegurarnos que cumpla con los altos estándares que sabemos se espera de nosotros”, dijeron desde la empresa asiática.

Todavía no se sabe efectivamente cuándo llegará al mercado.

Según DJ Koh, en estos meses definieron los problemas y las fallas del producto, y testearon 2 mil unidades. “Necesitamos un poco más de tiempo”, dijo el CEO y aseguró que están trabajando para recuperar a este celular que apareció como una promesa, pero que pronto se desplomó.

Las falencias de los primeros teléfonos plegables habían sido anticipadas por un ejecutivo de ZTE, un fabricante de origen chino, quien aseguró que esos dispositivos recién estarán realmente listos dentro de cuatro o cinco años.

Mientras que Samsung prepara el suyo, el tropiezo tuvo efectos colaterales: Huawei, que en el MWC 2019 mostró el plegable Mate X, también decidió postergar el lanzamiento a la espera de una mayor estabilidad para esta categoría.