No obstante, la resolución que fijó el último incremento es muy ambigua y genera fuertes contrapuntos en el Concejo.

La secretaria de Transporte y Movilidad del municipio, Mónica Alvarado, aseguró ayer que “no está previsto un nuevo incremento del boleto” y le cerró la puerta a una polémica que hoy repercutirá en el Concejo. El que la resolución por la cual se dispuso el último aumento dejó abierta la puerta a otra suba y desde la oposición en el Concejo advierten que podría darse en pocas semanas, llevando el valor del pasaje a $ 32,50.

El primero en advertir la situación fue el concejal Osvaldo Miatello, quien en su cuenta en la red social Twitter empezó a revelar aspectos de la resolución Nº 104, firmada por la secretaria del Transporte, que dispuso el último aumento del boleto que empezó a regir el domingo pasado.

Miatello puso la lupa sobre lo que se resolvió en el Ente de la Movilidad. En efecto, esa resolución tiene tres artículos y en el primero se destaca que el valor del boleto, equivalente al 90 por ciento de lo que arrojó el estudio de costos, es de $ 32,50.

Facultades

Cabe destacar que la intendenta, Mónica Fein, estaba facultada por el Concejo a subir la tarifa hasta ese porcentaje del estudio de costos, pero esa facultad expiró el 30 del mes pasado.

Lo concreto es que no llevó la tarifa hasta esa cifra, sino que la fijó en $ 27,50. Ahora bien, lo que enciende las alarmas es el artículo 3 de esa resolución que textualmente dice: “Suspender la aplicación de la diferencia (entre lo que fijó el estudio y la tarifa acordada de $ 27,50), la cual se hará efectiva en función de la evolución de las variables”.

Esta es la puerta abierta a un posible incremento que advierte Miatello y también la concejala de Cambiemos, y vicepresidenta del Ente de la Movilidad (lo integra como miembro de la oposición), Renata Ghilotti.

“El pasado viernes anunciaron un aumento del 20 por ciento y una tarifa de $27,50; pero al ver la resolución nos enteramos que, por decisión de la intendenta y a través de una medida en suspenso, el boleto en realidad cuesta $32,50,” explicó Ghilotti, quien hoy presentará sobre tablas un pedido de informes para solicitar explicaciones al respecto.

Paños fríos

La secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, descartó un nuevo incremento del boleto. “Lo que se planteó en la resolución fue el valor al cual se podría haber aumentado el boleto por las facultades establecidas en la ordenanza, pero se tomó la decisión de fijarlo en $27,50”, explicó la funcionaria.

A renglón seguido, fue taxativa al remarcar que “no hay otro aumento previsto”. No obstante, admitió que en septiembre “se volverá a hacer el monitoreo” para evaluar los números del sistema.

¿Por qué septiembre?, porque volvió a entrar en vigencia la ordenanza que faculta aumentos trimestrales de acuerdo a la variabilidad salarial que mide el Indec, un porcentaje mucho menor al 90 por ciento que tenía hasta el mes pasado la intendenta.

Lo que viene

Las fuentes consultadas avizoran dos posibles caminos. Hay quienes encienden alertas ante un nuevo incremento en momentos en que se ponga en funcionamiento el boleto integrado horario, que permitirá trasbordos gratis durante una hora y que se prevé implementar a partir del 15 de este mes.

“Cuando ese sistema se ponga en marcha, obviamente va a tener un costo. Se pierde recaudación y eso tiene un impacto, por eso no sería muy extraño que el incremento llegue antes de mediados de julio, cuando comiencen los trasbordos”, consideraron desde el Concejo.

Esta versión fue descartada de plano por Alvarado. “Eso es lo que pueden pensar algunos sectores y es su visión. El aumento decretado es $27,50 y no hay otro previsto. El trasbordo gratuito lo vamos a implementar a mediados de julio con la tarifa vigente”, aseguró la funcionaria.

El otro camino tiene la meta puesta en septiembre, cuando la intendenta podrá retocar la tarifa pero encorsetada a un muy bajo porcentaje, ya que deberá tener como patrón el índice de variación salarial. “Esa puerta que quedó abierta es factible que se utilice en septiembre. Es decir, que aumenten a $ 32,50 para que esa tarifa les sirva de piso para luego sí poder incrementar siguiendo las variables del Indec”, indicó otra fuente del Palacio Vasallo.

Ante esta versión, Alvarado se limitó a decir que “en septiembre se volverá a hacer el monitoreo (de las variables) como establece la ordenanza”.