El intendente José Corral supervisó este miércoles a la mañana los avances en la construcción de viviendas que se realizan a través del Plan Nacional de Hábitat para familias en situación de emergencia habitacional.

“Estamos próximos a entregar estas viviendas en el marco del Plan Nacional de Hábitat. Es una inversión de fondos nacionales que está en un barrio que ha cambiado, tal como nos dicen los propios vecinos”, indicó el mandatario.

“Hay que recordar -señaló- que además de la inundación y la falta de desagües que había en esta zona, afectada en el 2003 por la creciente del Salado y en el 2007 por la lluvia, tenía problemas urbanísticos de todo tipo. Y ahora además de construir desagües y reservorios, reubicamos a la totalidad de las familias que antes vivían en ranchos. Pero todavía resta mejorar la situación de viviendas de muchas familias del barrio y aquí van a estar las prioridades”.

Atender las necesidades

José Corral indicó que la viviendas serán para la gente “con más necesidades: situaciones de violencia de género, que precisen contención social, también habrá casas para personas con discapacidad”. El intendente describió que “son construcciones de muy buena calidad arquitectónica, aprovechando los servicios que ya tenemos en la zona de agua potable, iluminación, pavimento y cordón cuneta. Además del Jardín y la Escuela de Trabajo”

“Estas obras hacen que el barrio cambie definitivamente y vayan teniendo los servicios que merecen todas las familias de Santa Fe para vivir”.

En relación al traslado de las familias a sus viviendas definitivas, el mandatario consignó: “Esperemos que se concrete en los próximos meses, con las obras del entorno que todavía tienen que avanzar, como la instalación de cloacas, y se pueda concluir con ésta, que es una parte, de una intervención integral en el Oeste de la Ciudad”.

Detalle de obra

Actualmente se avanza en el montaje de barandas, en el revoque exterior de la fachada este, en los cielorrasos, la instalación eléctrica, en la colocación del sistema de cableado y de revoques interiores, como así también en la instalación de gas, tomado de juntas en viguetas, colocación de mosaicos y zócalos. También, se trabaja en el tomado de juntas muros cribados, pintura interior de paredes y cielorrasos, pulido de pisos, esmalte sintético en estructura y barandas, ejecución de pisos interrogados, montaje de carpinterías y rejas, y ejecución de nichos para tubos de gas.

Se trata de un edificio construido en dos bloques: el bloque A cuenta con 987,07 m2 de superficie cubierta y 213,96 m2 de superficie semicubierta, mientras que el bloque B cuenta con 1.174,60 m2 de superficie cubierta y 305,18 m2 de superficie semicubierta. En lo que refiere a las características constructivas, el edificio se construye de manera tradicional: mampostería de ladrillos de hormigón celular, columnas de hormigón armado y metálicas con sus respectivas fundaciones. La estructura se ejecutó con perfiles normales metálicos y se colocaron losas huecas pretensadas. La cubierta se resolvió con chapa galvanizada sobre estructura metálica. Los cielorrasos son de placa de roca de yeso, adherido o suspendido según corresponda. Se construyeron contrapisos, carpetas, alisados y pisos según requerimiento de cada local. Además, se ejecutaron el hierro barandas, rejas y puertas de ingreso y las aberturas de cada departamento son de aluminio con puertas placas en su interior.

Barrios que cambian

El proyecto de construcción de viviendas forma parte de la intervención integral para el Mejoramiento del Hábitat de los barrios Barranquitas Sur, Oeste y Promejoras. La iniciativa fue presentada y aprobada por la Subsecretaría de Hábitat y Desarrollo Humano para su financiamiento en el marco del Plan Nacional de Hábitat.

A partir del trabajo con Nación, en la zona se hicieron diversas obras, entre las que se destacan la construcción del terraplén y calle de cierre de trama desde Pedro Zenteno hasta Fray Cayetano Rodríguez, con el objetivo de generar nuevos terrenos para la reubicación de familias. Además, se concretaron 10.692 metros lineales de cordón cuneta con sus correspondientes nexos pluviales y badenes, al tiempo que se instalaron 252 columnas nuevas de alumbrado, que completan la cobertura del 100% del servicio en todo el sector.
Entre otras obras que restan, se colocará mejorado 0.20 en la calle Costanera de la Reserva y en todas las calles donde se hará el cordón cuneta.

El acuerdo con Nación incluye el asfaltado de seis cuadras de calle Juan del Campillo, una cuadra en Pasaje Galisteo, una de Iturraspe, en calle Gaboto y seis en Domingo Silva. También, se interviene en nuevos espacios públicos y se mejorarán los existentes, como es el caso de la Costanera de la reserva, la ampliación de la Plaza Perú, el entorno al Jardín de Barranquitas Sur y de la Escuela de Trabajo, además de la pista de entrenamiento deportivo.