El documento se expide en favor de una solución de la crisis a través de “una transición democrática y pacífica” y reclama la liberación de todos los presos políticos.

La Argentina, Brasil, Canadá y Chile difundieron una declaración de condena contra el “régimen ilegítimo” de Nicolás Maduro. Y formularon un llamado a la comunidad internacional para garantizar el respeto a los derechos humanos del pueblo venezolano. Fue en el marco de la Cumbre de Líderes del G20 que se realizó en Osaka, Japón.

El documento de los países integrantes del Grupo de Lima también se expide en favor de una solución de la crisis. Esto, a través de “una transición democrática y pacífica”. Y reclama la liberación de todos los presos políticos.

Declaración

La declaración fue difundida al término de una reunión que mantuvo el presidente Mauricio Macri junto con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. Fue en el Centro Internacional de Convenciones de Osaka, sede del encuentro de mandatarios.

El texto también lleva la firma del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que no participó de la reunión.

En declaraciones a la prensa tras el encuentro, el presidente Macri advirtió que “más allá de la buena voluntad y las muestras de diálogo propuestas, Maduro aprovecha los intentos de mediación para quedarse en el poder. Y así generar más pobreza, hambruna y corrupción”.

Durante la reunión, los líderes condenaron fuertemente “la represión y la sistemática violación de los derechos humanos de los venezolanos por parte del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro”.

Instaron a la comunidad internacional, al sistema de las Naciones Unidas y a su secretaría general a “fortalecer las medidas para proteger a los venezolanos. Y alivianar las consecuencias de la crisis humanitaria causada por las acciones del régimen de Nicolás Maduro”.

Compromiso

Los líderes se comprometieron a “trabajar con la comunidad internacional en redoblar los esfuerzos para resolver la crisis en Venezuela, cuyo impacto se está sintiendo en toda la región”.

Finalmente, llamaron a “un compromiso internacional fuerte y unificado para respaldar los derechos humanos del pueblo venezolano, incluyendo la liberación de todos los presos políticos; y se comprometieron a trabajar dentro del Grupo de Lima y con todos los socios internacionales dispuestos hacia una transición democrática y pacífica en Venezuela”.