¿La información que maneja la NASA es invulnerable? ¿Una entidad de tal envergadura resguarda los datos con mecanismos 100% efectivos y seguros? Un ataque reciente demuestra todo lo contrario.

Según reveló la propia agencia en un informe, hackers accedieron documentos sobre misiones de la NASA en Marte y otras operaciones. Entre los datos vulnerados hay detalles sobre Deep Space Netword, una red de antenas que usa la NASA para comunicarse con sus naves y con otras agencias espaciales.

“Los atacantes robaron aproximadamente 500 megabytes de datos de 23 archivos, dos de los cuales contenían información del Reglamento de Tráfico Internacional de Armas de Fuego relacionado con la misión del Laboratorio de Ciencia de Marte”, comentaron.

Si bien el acceso a información de organismos estatales y/o poderosos no es inédito (NASA incluida), este hecho en particular exhibe un aspecto llamativo: la propia agencia fue culpable de un gran descuido.

La rendija

Tal como explican en ZDNet, la puerta de entrada fue una Raspberri Pi conectada a la red de los sistemas del JPL. Aquel es el Laboratorio de Propulsión a Reacción, que depende de la NASA, ubicado cerca de Los Ángeles, Estados Unidos. Su principal función es fabricar y controlar naves robóticas, como el rover Curiosity.

El inconveniente es que la Raspberry Pi, que es una computadora de bajo costo basada en una placa simple, no tenía autorización para estar en vínculo con la red. Además ese hardware no había pasado por la debida certificación de seguridad.

Esta falla (que ocurrió en abril de 2018 y ahora sale a la luz) provocó que diversos equipos de la agencia espacial deban desconectarse de la red, informó la fuente.

El informe divulgado, que se extiende en 49 páginas, también releva que los encargados de la seguridad informática de NASA habían recibido reportes sobre brechas en JPL hace más de seis meses, y que esos errores todavía no habían sido resueltos. Por otra parte, que la mencionada placa Raspberry Pi no figuraba en los inventarios de aquella división.

Desde NASA señalaron que la investigación sobre este incidente está en curso.