El Ente de la Movilidad confirmó que tendrá listo el cálculo para que la intendenta defina si aplica o no su potestad para subir la tarifa.

El precio del pasaje de colectivos vivirá a partir de hoy horas decisivas. El titular del Ente de la Movilidad, Carlos Comi, adelantó ayer que esta semana se difundirá un nuevo estudio de costos del transporte urbano de pasajeros.

El informe se hará público justo cuando la intendenta Mónica Fein decida si hace uso de su potestad de subir la tarifa o bien declina la opción hacia adelante. A diciembre, el sistema tiene un valor de 26,34 pesos por boleto, lejos de los 23,17 que cuesta hoy. En tanto, la oposición en el Concejo pone sus reparos. El peronismo pidió que no existan retoques hasta diciembre, cuando el gobierno provincial de Omar Perotti se haga cargo y modifique los subsidios santafesinos al sistema local.

“Antes del fin de semana se difundirá seguramente el nuevo estudio de costos”, se limitó a decir ayer Comi. Así, se conocerán los datos del ente que deberían corresponder a febrero y abril, ya que las divulgaciones de los costos son trimestrales.

Allí deberá figurar el nuevo modo de cálculo de las variables, ya que desde 2019 los subsidios nacionales son sensiblemente menores al año pasado, se elevaron los combustibles y la paritaria de los choferes de la UTA exige un 40 por ciento de suba para el año.

Los datos que prometió Comi actualizarán una foto vieja de diciembre. Allí se estableció que cada boleto debería salir 26,34 pesos en términos técnicos. En cuanto a la potestad conferida a la intendenta, cabe recordar que Fein dejó abierta esta facultad el 28 de diciembre del año pasado, para que comience a regir en enero de este 2019, con el actual valor de 23,17 pesos. La jefa comunal se había respaldado en un informe del ente correspondiente a octubre

Ahora, tendrá hasta el 30 de este mes para tomar una decisión. O usa esta herramienta legislativa conocida como la ordenanza Miatello (puede elevar la tarifa hasta un 90 por ciento de lo que arroje el estudio técnico) o bien dilata la decisión hacia lo que le queda de mandato.

Por lo bajo, desde sectores allegados al intendente electo Pablo Javkin dan por sentado que Fein es la que debe ponerse en los hombros la decisión de aumentar el precio del boleto.

La actual funcionaria no tiene cargo político por delante y finaliza su gestión el 10 de diciembre.

“Veo un panorama complicadísimo”, había advertido el propio Javkin la semana pasada al referirse a la quita de subsidios nacionales, la paritaria de los choferes y la suba de los combustibles. El electo intendente también encendió las alarmas en torno a una pronunciada baja de pasajeros que podría ocasionar un retoque tarifario. Una medida que puede atemperarlo sería el trasbordo gratuito a un segundo viaje en el lapso de una hora. Esto podría aliviar el bolsillo de quienes hacen recorridos laborales.

Por lo pronto, con los nuevos números del Ente de la Movilidad habrá un panorama más actualizado del transporte. Su vicepresidenta y concejala de Cambiemos Renata Ghilotti puso sus reparos.

“Si no me envían los estudios de costos con anterioridad para poder analizarlos antes de que los tratemos, no voy a acompañar”, adelantó Ghilotti a LaCapital y recordó que en la última reunión, hace meses atrás, solicitó un informe detallado para analizar cómo impacta la nueva distribución de los subsidios y la influencia en el uso del biodiesel en los colectivos.

“Veníamos trabajando con una estructura de costos. Ahora necesito mirar detenidamente los numeros junto a mi equipo de trabajo. Si no respetan eso, no apruebo nada”, dijo la edila.

El enojo tiene que ver con la cesión en el actual presupuesto municipal de más partidas en el Fondo Compensador.

“Particularmente de cómo impactarían los 180 millones de pesos de libre disponibilidad, el cobro de la sexta patente, el aumento de la alícuota del Drei a las entidades bancarias, los tan esperados fondos provinciales, lo que continua llegando de fondos del gobierno nacional. Y la reducción de costos que genera la implementación del biodiesel en mas del 50 por ciento de la flota”, enumeró. El transporte urbano de pasajeros de Rosario vendió 139 millones de boletos en el año 2015, y 117 millones en el 2018. Un número que está por debajo de 2001; el peor año en las últimas cuatro décadas”, indicó.

Una medida para frenar la caída de pasajes sería la de aplicar el trasbordo gratuito entre el primer y el segundo viaje