El miércoles el INDEC difundirá el EMAE de abril. Con el impacto positivo de la cosecha, podría empezar la recuperación, justo en la previa de las elecciones.

 

Ayudada por la cosecha récord, la actividad económica podría mostrar en abril un repunte que sirva como inicio de un proceso de recuperación. De ser así, le daría una alegría a la Casa Rosada antes de las PASO.

Este miércoles el INDEC difundirá el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) de abril, que reflejará, según proyecciones privadas, un nuevo retroceso en la medición interanual. Pero desde el Gobierno se esperanzan en que, considerada de forma mensual, la economía muestre números positivos, como ya lo había hecho durante febrero.

La expectativa está puesta en que la cosecha récord del complejo agroexportador, que comenzó en los primeros días de abril, sea lo suficientemente robusta para compensar los números negativos del resto de los sectores económicos. El optimismo se basa en la producción agrícola, que alcanzó los 145 millones de toneladas, un 29% más que en la campaña anterior, según datos de la Secretaría de Agroindustria.

En ese sentido, desde la consultora Orlando J. Ferreres dieron cuenta de que su estimador del nivel de actividad de abril subió 1,2% desestacionalizado respecto de marzo, aunque tuvo una merma del 1,5% interanual. “Se trató de un buen dato que contrasta con la caída del 0,7% del mes previo y en línea con el repunte del 1,1% de enero”, destacó la consultora.

Esos brotes verdes que se habían dejado ver en febrero, tras dos meses de calma cambiaria, fueron interrumpidos con la nueva volatilidad del dólar en marzo y parte de abril. De esa manera, según el Indec, en marzo la actividad económica tuvo un retroceso intermensual de 1,3%.

Optimismo

El Poder Ejecutivo apunta a poder llegar a las PASO con algunos indicadores económicos con cifras favorables. Por un lado, que la actividad muestre una leve recuperación mes a mes. Otro punto “a favor” es que las mediciones interanuales comenzarán a mostrar caídas más leves o estancamiento ya que el punto de comparación (a partir de junio) será más bajo.

Por otra parte, el Gobierno busca que en los próximos meses las tasas mensuales de inflación continúen mostrando una desaceleración, tal como se vio reflejado en los índices de abril y mayo, que retrocedieron de 5,7% a 3,4% y luego a 3,1%.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró el lunes pasado que “el peor momento de la crisis ya pasó” y afirmó: “Estamos entrando en la etapa en la que empezamos a ver signos de recuperación”. Además, dijo que “al mismo momento en el que mueren empresas, nacen otras”. Sin embargo, advirtió que “hay que trabajar sobre aquellas que están teniendo problemas”.