Así lo sostuvo Enersto Cherquis Bialo. Segunda parte de la nota con el periodista. Habló sobre AFA, la Selección Argentina, la Superliga y España. También analizó los vínculos del fútbol con intereses del gobierno nacional. Fue consultado por la serie Monzón.

 

El diálogo fue en la mañana de este miércoles con Hugo Isaak y Jorge Battagliotti al aire de Cadena Oh! ¿Estás decepcionado de la Selección? “La decepción le llega a quien tiene grandes expectativas. Yo no las tenía. Ni para Rusia ni para esta Copa América. Creo que la AFA tiene que modificar el rumbo. Y cuando haya un interlocutor serio, cualquiera se sentará porque es un honor dirigir a la Selección Argentina de fútbol. Pero no con estos mamarrachos“, respondió Enersto Cherquis Bialo.

Más allá de la Selección “el tema de los promedios, de cambiar el reglamento para que suban más equipos de los que teníamos previstos…El tema del funcionamiento de una Superliga que tiene un tribunal paralelo que quita puntos y que puede marcar el descenso de cualquier equipo cuando en realidad está por estatuto…todo es un mamarracho. Los hechos lo demuestran, tan pronto ustedes (por la prensa) se tome el trabajo de relevar todas las acciones de la AFA como institución ¿quién puede agarrar una Selección Argentina con esos interlocutores? ¿Quién me respaldaría?“, comentó el entrevistado.

Superliga

Y sentenció: “La Superliga es un invento del Estado argentino empoderándose del fútbol a través de la funcionalidad de Daniel Angelici basado en el ejemplo español. Error conceptual, histórico y filosofico. España tuvo que hacer una liga profesional de fútbol porque la federación es real (se llama Real Federación). Frente a circunstancias geopolíticas de las regiones de España, las provincias separatistas no veían bien tener que jugar para una Federación Real que resisten políticamente, a partir de que quieren salir de la monarquía. Estos copiaron. ¡No! España tiene Superliga porque fue el factor aglutinante para que los equipos de diferentes regiones pudieran competir, que si conducía la Federación Real probablemente no hubieran podido”.

Y completó: “Argentina no tiene ese problema. Esto es un invento del gobierno como parte de toda una mecánica: empezó con la recesión del contrato de Fútbol Para Todos. Siguió con la creación de una Superliga, aumentó la alícuota del decreto 1212 para que los clubes paguen más tributo anual asfixiándolos. El objetivo es generar sociedades anónimas. La frutilla del postre se acaba de dar: las apuestas en el juego. En la provincia de Buenos Aires las explota el presidente de Boca y en la Capital Federal las explota un lobbista jurídico que se llama Pepín Rodriguez”.

Consultado por su visión sobre la serie Monzón, en relación a las opiniones a favor y en contra, respondió: “El único sobreviviente de la vida de Monzón, acompañándolo desde su presencia en Buenos Aires por primera vez debutando en Luna Park hasta su última pelea el 30 de julio de 1976 en Montecarlo ante Rodrigo Váldez, más toda su vida: en libertad y en la cárcel es este periodista. Me voy a abstener por el momento. Tengo comprometida mi opinión con el medio en el que trabajo. Lo único que voy a decir es que Monzón nunca tomó vino de la botella y que no fue de prepo al Club Unión, diciendo que era de Colón”.

Escuchá la nota completa en el audio que acompaña este texto o leé la primera parte en Sin Mordaza.