El arzobispo de Rosario lamentó los desencuentros que llevaron a que la ceremonia oficial en el Monumento fuera fría y deslucida. “Uno hubiese deseado un acto de mayor envergadura”, ´sostuvo.

“Uno hubiese deseado un acto de mayor envergadura; es tiste”. Así se refirió, desde el propio Monumento, el arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, a la fría y breve ceremonia oficial por el Día de la Bandera.

Luego del izamiento, en diálogo con el programa Radiópolis de Radio 2, monseñor Martín hizo un llamado a la reflexión a la dirigencia política. “Uno celebra que vivimos en democracia, que hayamos tenido elecciones normales. Una cosa que tenemos que recordar son las épocas en que no se podía emitir el voto. Esto siempre lo tenemos que recordar. Pero a la dirigencia le falta madurar. Tendrían que hacer hoy el acto de todos. Pero hay un acto ahora, otro de Macri, la ex presidenta (Cristina Kirchner) estará en otro. Todos tenemos que estar juntos aunque pensemos distinto”, señaló.

Y reprochó el “egoísmo y falta de madurez” que para él impide “superar las diferencias y encontrarnos en lo que nos une”.

El religioso inscribió esta situación en el el “año electoral”. “Esperemos que después todo se vuelva a encausar, por el bien del pueblo, sobe todo el que está sufriendo. Esa es la responsabilidad de los que se presentan para administrar el bien común”, enfatizó.