El perro es el mejor amigo del hombre y, como tal, es capaz de percibir qué nos ocurre. La ciencia ya se encargó de demostrar a través de diversos estudios que los canes pueden interpretar las emociones de las personas. Esta es la razón por la que se nos acercan si nos ven tristes o se muestran ansiosos si nos ven felices.

Ahora, una nueva investigación aportó un nuevo dato en esta área. Resulta que los humanos podemos transmitirle el estrés que padecemos a nuestras mascotas, según los trabajos de Lina Roth, de la Universidad de Linköping (Suecia).

La investigadora analizó las reacciones de 58 perros domésticos a lo largo de un año y descubrió que cuando los niveles de cortisol (la hormona relacionada con el estrés) era elevada en los dueños, se reflejó en sus mascotas respectivas.

“Los perros y los humanos son dos especies sociales que comparten una relación única, como resultado de vivir en estrecha asociación durante, al menos, 15.000 años”, resumió el análisis de Roth publicado en la revista Nature. En el trabajo, la investigadora precisó que las hembras se conectan con su dueño que los machos, por lo que son más sensibles a percibir el estrés.

Los investigadores no saben qué causa la sincronización en los niveles de cortisol entre los humanos y sus mascotas. Un indicio podría estar en el hecho de que el vínculo es más fuerte con los perros de competición, porque durante el entrenamiento puede aumentar la dependencia emocional de los canes hacia el dueño.

Con respecto a la razón por la que son las personas las que influyen en sus mascotas en lugar de al revés, los investigadores sostuvieron que puede deberse a que “los humanos son una parte más central de la vida del perro, mientras que estos también tenemos otras redes sociales”.

El estrés es el gran mal del siglo XXI y hace estragos en nuestra salud, desde acelerar el envejecimiento a bajar las defensas y hacernos más susceptibles a padecer ciertas enfermedades. Así que si llevás adelante técnicas para reducirlo no solamente te cuidás a vos, sino también a tu mascota.