Se llama Libra y podrá usarse a partir del año que viene.

Facebook anunció hoy el lanzamiento de su criptomoneda, Libra. Está respaldada en dólares, euros y otras divisas. Libra entrará en circulación en 2020 y se podrá utilizar para operaciones entre particulares. Y también para comprar vía Messengr, WhatsApp o una aplicación independiente.

Sistema financiero alternativo

La empresa de Mark Zuckerberg planea concretar un sistema financiero alternativo, la denominada “Internet del dinero”. Y para ello no dependerá en forma directa de la red social. Sino que el proyecto se gestionará por un consorcio de empresas: la Asociación Libra. Se trata de un ente no gubernamental, que funcionará en Ginebra, Suiza, y estará integrado por 28 integrantes, que aportarán unos 10 millones de dólares. Entre otros, estarán Mastercard, Visa, Vodafone, Spotify, Mercado Libre, eBay, Uber y PayPal. Mercado Libre será el socio argentino.

Libra estará basada en una tecnología de cadena de bloques (una “blockchain”), al igual que otras criptodivisas como el bitcoin. Pero con una diferencia: tendrá respaldo en dólares, euros, yenes y otras monedas oficiales que le darán “un valor intrínseco”. Algo que haría que no fluctúe más que el dinero real.

Esta reserva de activos “reales” busca minimizar la volatilidad que suelen tener las cotizaciones de las criptomonedas, detalló la flamante Asociación Libra.

Los miembros fundadores de la Asociación trabajarán “para evolucionar y escalar la red”. Gestionar las reservas y dirigir un “programa de donaciones de impacto social que respalda los esfuerzos de inclusión financiera en todo el mundo”, informó la entidad.

Usos

La nueva moneda podrá utilizarse mediante “Calibra”, una billetera virtual también anunciada hoy por Facebook, que estará disponible tanto en Messenger y WhatsApp.

“Calibra te permitirá enviar Libra a casi cualquier persona con un teléfono inteligente a bajo costo o sin costo alguno”, explicó Mark Zuckerberg.

Agregó en un posteo en Facebook: “Con el tiempo esperamos ofrecer más servicios para personas y empresas, como pagar facturas con solo presionar un botón, comprar café con el escaneo de un código, o viajar en transporte público local sin necesidad de llevar dinero en efectivo o un pase de metro”. La idea es que la transferencia de libras sea “tan fácil y en forma tan instantánea como cuando envías un mensaje de texto”.

Al ser de código abierto, cualquier desarrollador de software podrá construir otras billeteras digitales u otros servicios sobre ella, y al basarse en tecnología blockchain -que usa bases de datos compartidas- puede funcionar sin un operador central y ser supervisada por muchas empresas.