El lunes por la noche la mujer recibió un tiro tras un asalto a la panadería donde trabaja. En el lugar se hizo presente un delincuente que se llevó la recaudación y el teléfono de la mujer y se dio a la fuga en una moto donde lo esperaba un cómplice para el escape.

 

Adriana, la panadera baleada fue trasladada desde el Hospital Cullen hacia un sanatorio privado. Antes del traslado, el doctor Poletti brindó declaraciones acerca del estado de salud de la paciente.

“La paciente estuvo en observación y luego de unas horas, a pedido de su familia, se la derivó a un sanatorio privado”.

“La bala tuvo entrada y salida, la trayectoria fue superficial pero tuvo una contusión cerebral leve”.

“Por suerte no afectó ninguna estructura cerebral que comprometa su vida” agregó el doctor.

Escuchá el parte completo en este audio: