Lo recaudado hasta el momento, más de 4.500.000 pesos, se destinará a una ONG y entidades sin fines de lucro.

En 2016, el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, a cargo de Maximiliano Pullaro, firmó un convenio con el Ministerio de Seguridad de la Nación. Este fue para iniciar un proceso de compactación de vehículos y móviles policiales que se encontraban en desuso o abandonados.

Esto surgió como una iniciativa de la subsecretaría de Coordinación con Gobiernos Locales, a cargo de Juan Enrique Lombardi. Que a raíz del contacto permanente con municipios y comunas, en reiteradas oportunidades plantearon la inquietud de hacer algo con los autos abandonados en predios o depósitos provinciales.

Convenio

Desde la firma del convenio, el “Programa Nacional de Descontaminación Compactación y Disposición final de Automotores” (PRO.NA.COM) se lleva adelante en todo el territorio provincial. Y hasta el momento, se destruyeron más de dos mil motos y siete mil vehículos, de los cuales dos mil son móviles policiales.

Algunas de las localidades que participaron del programa son Rosario, San Lorenzo, Venado Tuerto, Maggiolo, Luis Palacios, Santa Emilia, Rafaela y Bella Italia.

El próximo 17 de junio se realizará otro operativo en Reconquista. Donde hay dos predios ubicados cerca de escuelas. Además, está previsto seguir con la ciudad de Santa Fe y otras localidades del departamento La Capital y Las Colonias. Para el ministro Pullaro “la situación se había tornado inadmisible. Y era necesario que desde el Estado provincial generáramos una respuesta a un problema de décadas. Por ello tomamos la decisión de destruir todos los autos y motos en estado de abandono”.

Asimismo, el funcionario provincial agregó: “Desde el inicio de nuestra gestión nos propusimos trabajar en distintas alternativas para solucionar un problema que se inicia en las comisarías. Y que alcanza a los depósitos judiciales, que llegaron al punto de tener acumulados miles de vehículos en pésimas condiciones”.

Por ello, “hoy contamos con más de 10.000 vehículos compactados, que revierten 30 años de un problema que se fue agravando. Y que podría generar focos delictivos o situaciones peligrosas”, finalizó.

Relevamiento previo

Desde la subsecretaría de Coordinación con gobiernos locales se trabajó en un relevamiento previo en todo el territorio provincial para evaluar la existencia de predios y depósitos provinciales que contaban con vehículos en desuso, secuestrados, con causas viejas, quemados, con destrucción total o sin identificación alguna.

Se constataron entre 12 y 13 predios en los que hay vehículos abandonados desde hace décadas. Al día de hoy sigue el trabajo para analizar la existencia de nuevas instalaciones en el centro norte provincial. Asimismo, los jefes comunales e intendentes pueden comunicarse con la subsecretaría y denunciar locales que aún no hayan sido relevados.

Instituciones beneficiadas

Lo recaudado en cada compactación, según el costo de la chatarra en el día que se realiza, se destina a instituciones benéficas, ONG o entidades sin fines de lucro.

Hasta hoy, las instituciones favorecidas con este programa recibieron un total de 4.500.000 pesos. Por lo general, se privilegia a entidades que están en las localidades que se realiza la compactación y ese dinero lo destinan para obras de infraestructura, actividades o para cubrir las necesidades básicas de las ONG.

Trabajo conjunto con Nación

El programa se realiza en conjunto con el Ministerio de Seguridad de la Nación, quien pone a disposición la empresa encargada de las máquinas que realizan la compactación de vehículos y realiza los trámites necesarios en el registro del automotor. Para esta tarea, la empresa provee todos los elementos requeridos y va al lugar, según el día y horario previsto con anterioridad. Luego, según el precio de la chatarra de ese día, se pacta el costo de la venta y se otorga a la institución elegida.

Asimismo, también colaboran la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público de la Acusación a fin de tomar todos los recaudos legales en cuanto a los depósitos y constatar las causas judiciales de cada vehículo.