Un informe indica que los precios de los remedios subieron un 65% por encima de la inflación y quienes más lo sufren son los adultos mayores.

 

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que la cuota de la medicina prepaga representa el 28,2% de un salario promedio y el 70,10% de una jubilación media.

El documento aclara que “el grupo de los trabajadores pasivos es uno de los más expuestos respecto de esta urgente situación” y añade que “la suba de precios de los últimos tres años y medio, más la baja de cobertura de medicamentos gratuitos, afectó fuertemente los niveles de ingreso disponible de esta población de riesgo”.

Entre febrero de 2016 y mayo de 2019, el alza de precios de la medicina prepaga fue de 15 puntos más que los niveles de inflación. Desde noviembre de 2015 hasta mayo de este año el incremento promedio acumulado fue del 270%.

El análisis se hizo en base a los precios sobre una canasta de 123 productos de diversas características, marcas, función y origen. El informe de la UNDAV advierte que al menos 8 de cada 10 medicamentos relevados triplicaron sus precios en los últimos tres años.

Se destacan las subas más pronunciadas en medicamentos para las tiroides (+556%), ansiolíticos (+450%), analgésicos antiespasmódicos (437%) y broncodilatadores (+430%). De aquí se desprende que hubo un aumento promedio de un 257,4% con subas de hasta más del 500%.

El documento señala que “la suba de precios de los últimos tres años y medio, más la baja de cobertura de medicamentos gratuitos, afectó fuertemente los niveles de ingreso disponible de esta población de riesgo”.