La ministra Patricia Bullrich firmó un acuerdo con su par del país vecino para combatir a los violentos durante la competición internacional de selecciones.

“Hablé con el ministro en enero y volveremos a hacerlo la semana que viene. Le mostramos el trabajo que hicimos durante el Mundial: en Rusia se deportaron 50 hinchas argentinos”, expuso la ministra Patricia Bullrich en una ronda de prensa. El viernes próximo, Bullrich, Moro y sus colegas de los demás países del Mercosur se juntarán con Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, para sentar las bases de un acuerdo que le dé forma a una base de datos común, a la que cada país aporte los nombre de aquellos que hayan sido protagonistas de hechos de violencia en las canchas locales.

La noche anterior a esa cumbre, todos los ministros estarán en el Monumental para ser testigos de la final de la Recopa Sudamericana entre River y Atlético Paranaense.

La premisa será que las 5.000 personas que figuran en la base de datos del Ministerio de Seguridad por tener antecedentes de conductas violentas en espectáculos deportivos no puedan ingresar a los estadios a lo largo de la competencia que se disputará entre el 14 de junio y el 7 de julio.

“Además de Brasil, ya tenemos avanzados convenios con Uruguay, Colombia, Chile y Paraguay”, contó Bullrich. La implementación llevará su tiempo, dado que Ecuador, Perú, Venezuela y Bolivia todavía no tienen bases de datos armadas.

La base de datos de Tribuna Segura actualmente cuenta con 5.000 personas imposibilitadas de acceder a los estadios en Argentina. “En el Mundial de Rusia eran unas 3.000 las personas”, precisó Guillermo Madero, director de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos.