La fiscal de la Unidad de Violencia Institucional, Karina Bartocci, les imputó esta mañana el delito de ‘facilitamiento de evasión en su calidad de funcionarios públicos en calidad de coautores‘, sin prisión preventiva.

 

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) informó que la fiscal analiza ahora la actuación de otros seis penitenciarios, quienes también podrían quedar imputados en los próximos días.

“La audiencia imputativa de esos seis policías depende de un informe de pericia solicitadas por la fiscal relacionada a las esposas que llevaban los reclusos, que busca determinar si fueron falseadas o se abrieron con algún elemento; o estaban mal puestas”, especificó una fuente de la investigación.

La fuga

Ocurrió el miércoles 8 de mayo último en el kilómetro 1,5 de la autopista Rosario-Santa Fe, a la altura de la localidad de Granadero Baigorria. Los nueve presos que se fugaron iban en un micro de traslado de detenidos del Servicio Penitenciario y se dirigían a la Unidad Penitenciaria de Coronda tras permanecer en la Unidad Nº 3 de Rosario, donde habían recibido visitas.

Una hipótesis consiste en que los presos iniciaron un incendio dentro del camión de traslados o se golpearon dentro del mismo para que el chofer detuviera su marcha y cuando los agentes abrieron las puertas de la parte trasera los golpearon y escaparon.

La Policía logró recapturar, hasta la fecha, a cuatro de los nueve presos que se fugaron: Alejandro Candia (33), Diego Alfonzo (25), Nahuel Arce (26) y Alberto Augusto Quiróz (42). Los dos primeros cumplen una condena por robo calificado y los dos restantes por homicidios, aseguraron los investigadores.