Unión tiene un abanico abierto en varios frentes pero a pesar de los sondeos después de quedar eliminado contra Tigre, las declaraciones de Madelón abrieron la puerta para un nuevo adiós.

Las energías de muchos dirigentes están abocadas a los comicios, aunque siempre el deseo de las listas opositoras fue que el DT que condujo al equipo a las mejores campañas tras su último regreso a Primera, no abandone la Avenida López y Planes.

Entre los sondeos realizados a su representante Cristian Bragarnik, en el medio se metió Huracán, con su jugosa billetera para buscar a un técnico que puso algunas condiciones para desembarcar en el Globo.

Algunos de los pedidos de Madelón serían poder contar con dos jugadores que fueron claves el último semestre. Uno es Diego Zabala, quien tiene contrato vigente hasta junio de 2020 y Unión compró el 50% de su pase. El otro es Franco Fragapane, quien descartó varios ofrecimientos de renovación y cuando el mes entrante finalice su vínculo, quedará libre y evaluará ofertas pero lejos de Santa Fe.

Néstor Apuzzo terminó un nuevo interinato como entrenador de Huracán y dio declaraciones en las últimas horas al programa partidario Por Siempre Globo, donde se refirió a la posible llegada de Leonardo Madelón como nuevo conductor.

En un tramo de la charla reconoció que “A Leo (Madelón) lo conozco de chico porque somos de la misma categoría. Él era el 10 de San Lorenzo y yo el 10 de Huracán, el profe de Leo (NdR: Mariano Lisanti) es fanático de Huracán. Leo es un tipazo, y si viene desde el primer momento le vamos a dar una mano”.

Hay un tema no menor entre dos clubes donde existe una rivalidad de antaño, masificada por estos tiempos. Madelón, identificado con el Ciclón, tiene una chance muy potable en recalar como conductor del rival de toda la vida.

A propósito de esto, Apuzzo expresó que “esto puede ser un condicionante si no se dan los resultados, si le va bien los hinchas se olvidan en dos minutos y si le va mal se lo van a hacer saber. Si la dirigencia cree que es la persona correcta y se dan las circunstancias, seguramente será el nuevo entrenador. Leo demostró sobre todo en Unión qué clase de entrenador es”.

Y en la parte final, afirmó que “no soy nadie para opinar, eso lo tienen que resolver los dirigentes, si no se dan los resultados el fútbol argentino es así, te lo hacen pagar. Pero es un gran entrenador”.