Referentes empresariales y de las inmobiliarias locales remarcan que la iniciativa que enviará Macri al Congreso, da “certidumbre” al sector.

El anuncio que realizó el presidente Mauricio Macri para promover la construcción a través de la rebaja de distintos impuestos por el término de dos años generó expectativa en referentes del sector en Rosario.

“Bienvenido sea”, auguró el gerente local de la Cámara Argentina de la Construcción, Rubén Llenas. Mientras que desde la Federación de Inmobiliarias de Argentina, Javier Grandinetti se mostró interesado en conocer la “letra chica” de un proyecto de ley que será enviado por el Ejecutivo al Congreso para su tratamiento. “Esto sirve, y mucho más si se hace por 24 meses. Porque son los plazos que generan certidumbre en la construcción”, apuntó el integrante de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario, Oscar Argente.

Anuncio

El presidente de la Nación anunció que enviará al Congreso un proyecto de ley para promover la industria de la construcción. Esto a través de la rebaja de distintos impuestos por el término de dos años.

“Vamos a enviar al Congreso un proyecto de ley para allanarle el camino a todo el que quiera construir. Entre otras cosas, esta ley va a reducir sus impuestos (a las ganancias, al cheque, al IVA) por dos años. Y es una invitación a las provincias a que también reduzcan los impuestos que generan distorsiones”, había adelantado el presidente.

Los principales trazos del proyecto que será enviado a la Legislatura nacional ya provocaron repercusiones en el mercado local.

“Todo es bienvenido y suma. Existen otros problemas estructurales y la gente sigue lejos con su salario de llegar a un departamento. Pero todo lo que sean medidas para incentivar la construcción, sirven. La cuestión es analizarlo bien y ver de qué manera se pueden usar herramientas nuevas para construir”, consideró Llenas.

Indicadores

Si bien los indicadores nacionales reflejan una retracción hace siete meses en la obra pública y privada, en Santa Fe el panorama es más alentador.

“Por suerte hay otra realidad. Hay mucho en obra pública y la obra privada acompaña. No hemos visto que se hayan parado emprendimientos, quizás algunos han demorado el inicio, pero no hay obras paradas. El mayor indicador es el empleo, y acá tenemos más de 40 mil obreros registrados”, destacó Llenas y destacó que los integrantes de la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción evaluarán en detalle la iniciativa del gobierno nacional en los próximos días.

El presidente de la Confederación de Inmobiliarias de Latinoamérica e integrante de la Federación de Inmobiliarias de la Argentina, Javier Grandinetti, indicó que a partir de los primeros datos que se conocen “existe mucha expectativa” en medio de un panorama de tasas de financiación muy elevadas para quienes anhelan convertirse en propietarios.

Letra chica

“Necesitamos ver la letra chica, ver cómo se desgrava, cuáles serían los instrumentos”, advirtió Grandinetti. “Se sabe que cada experiencia de regulación ha sido negativa para incrementar la oferta. Ahora habrá que analizar cómo se favorece la creación de más mano de obra, se reactivan las pymes en una política de incentivo a la producción. Hay que ver si estas medidas tendrán traducción directa al mercado de la construcción y al sector inmobiliario”, resumió el directivo.

Desde la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Ceir), Oscar Argente consideró a priori que este proyecto podría impulsar la construcción, ” una máquina que mueve el engranaje de la mano de obra, producción de materiales e incentiva el crecimiento”.

En cuanto a los plazos de dos años que anunció Macri, para Argente estas medidas “sirven, y si son por dos años mejor. Todo lo que sea empresa constructoras que apuestan a una inversión a largo entre 18 y 24 meses, lo que permite programar un horizonte conocido, genera certidumbre en el rubro”.

Argente comentó que existe un interés de expansión del mercado inmobiliario que aún sigue latente. “Hay intenciones de stockearse de terrenos y lotes para construir. Apenas arranca la construcción, se produce algo expansivo, hay un montón de ramas que dependen del rubro y por lo tanto no sólo será la mano de obra la que se pueda beneficiar”, cerró.