Los compañeros del nene que murió en un accidente lo recordaron antes de jugar un partido contra El Quillá. 

 

El equipo de fútbol de la UNL salió a la cancha este sábado con un objetivo mayor que ganar un partido: recordar y homenajear a Francisco.

Llevaban una bandera, que pintaron junto a sus técnicos y padres, en la que se lee “Fran estás en nuestros corazones, jugando en nuestro equipo” con la que recorrieron todo el estadio.

Los nenes de la categoría 2008 también tenían puestas remeras blancas con la imagen del nene de 11 años que murió luego que el auto en el que iba junto a sus padres fuera chocado de atrás por un vehículo que iba a alta velocidad, y cuyo conductor fue imputado por homicidio simple y culposo.

Con este homenaje, Francisco volvió a pisar el campo de juego de la mano de sus compañeros, quienes recibieron el abrazo de los padres del niño que fueron a la cancha a participar del homenaje.

Los nenes del Quillá, equipo a quien se enfrentaban, se sumaron al reconocimiento, y todos hicieron un minuto de silencio para después corear el nombre de Francisco antes que el silbato anuncie el comienzo del partido