El candidato a presidente ratificó que no se arrepiente de las críticas que le hizo a su actual compañera de fórmula cuando era jefa de Estado y aseguró que pudieron reencontrarse a pesar de las diferencias.

 

El flamante candidato a presidente por el kirchnerismo, Alberto Fernández, negó hoy que vaya a ser “un títere” de Cristina Kirchner y aseguró que tampoco tiene “la capacidad para disfrazar de buena” a la ex mandataria.

El ex jefe de Gabinete sostuvo que le “llamó la atención” la propuesta de la actual senadora nacional para que él encabece una fórmula junto a ella.

Ante los medios de comunicación que fueron a su casa para entrevistarlo en la calle, Fernández explicó que que aceptó la idea porque, “más allá del cariño” que le tiene a la líder de Unidad Ciudadana, también quiere “ayudar al proyecto”.

“Cuando me lo dijo, le pedí que lo piense porque era algo muy distinto a lo que venía planteándome, pero bueno, a veces las cosas deben hacer así”, señaló.

Por otra parte, el ex funcionario aclaró que “en un Gobierno, el que toma las decisiones es el Presidente” y ratificó que no se arrepiente de las críticas que le hizo a su actual compañera de fórmula cuando era jefa de Estado.

En este sentido, aseguró que ambos han “tenido muchas diferencias”, pero que “gracias a Dios” se pudieron “reencontrar en el afecto”.

“Hasta la semana pasada era el tipo que influía en Cristina y era capaz de disfrazarla de buena y ahora resulta que soy el títere de ella. No soy ni una cosa ni la otra”, aseguró.

Y agregó: “Que Cristina me acompañe es esencial para mí, si no, no sé qué hubiera hecho. Ella cree que yo sirvo más para este momento que ella. Pero que esté conmigo ayuda mucho porque es como tener a (Lionel) Messi y que yo sea el 9 que hace los goles”.

Fernández le pidió a los periodistas que le permitan “seguir haciendo su vida de la misma manera” y destacó que cuando fue jefe de Gabinete nunca tuvo chofer.

“Los argentinos les encantaba ver a (el ex jefe de Estado uruguayo José ‘Pepe’) Mujica vivir su vida como lo hizo siempre. Mi vida es muy diferente a la de él, aunque tengamos cosas parecidas. La verdad que para que uno pueda ser Presidente, es muy importante que pueda vivir con normalidad”, añadió.