Especialistas de la Bolsa de Rosario alertaron sobre el impacto de la guerra comercial entre EEUU y China sobre los precios de los commodities.

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) restó u$s 1.400 millones a su proyección de ingresos de divisas por parte del complejo sojero al ubicarla en u$s 14.000 millones. Debido a la caída de los precios internacionales del commoditie y sus subproductos por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

“Se proyecta un incremento del 40 por ciento en el volumen de exportaciones del complejo sojero para la campaña 2018/19. Pero la fuerte caída en los precios de exportación de todas las partidas que lo componen hacen que el ingreso neto de divisas a cuenta de ventas externas de poroto, harina, aceite de soja y biodiesel sumen en el nuevo ciclo u$s 14.000 millones”, afirmaron ayer los especialistas de la entidad, Desiré Sigaudo y Emilce Terré.

Exportaciones

Esta cifra representa 18 por ciento más respecto a lo exportado el año pasado. Cuando las ventas al exterior fueron fuertemente afectadas por la sequía. Y, al mismo tiempo, representa una caída de u$s 1.400 millones respecto al ingreso de divisas proyectado por exportaciones del complejo sojero a comienzos de 2019.

“La economía argentina es muy susceptible a este resultado ya que el complejo sojero es, por lejos, el principal aportante de divisas al balance externo”. Así lo indicó un informe de las especialistas. Ya que 30 por ciento de todas las ventas al exterior de bienes y servicios que Argentina realiza en el año provienen del poroto de soja y sus derivados.

La disputa comercial

La baja en el precio internacional de la oleaginosa y sus derivados fueron consecuencia de la disputa comercial que llevan adelante Estados Unidos y China desde el año pasado. En las últimas semanas tuvo un recrudecimiento tras el aumento de aranceles de 10 por ciento a 25 por ciento por parte del país norteamericano a determinados productos chinos valuados en u$s 200.000 millones.

Esto hizo que el precio de la oleaginosa en el mercado de Chicago se desplomara. Y alcanzara el lunes pasado valores mínimos en más de una década. Por debajo de u$s 300 la tonelada, a pesar de que en enero el precio del poroto se ubicaba en torno a u$s 340 la tonelada.

Conflicto internacional

Asimismo, la escalada en el conflicto derivó en la represalia China. Que llevó su tasa arancelaria a 25 por ciento para la importación de determinados bienes estadounidenses por un valor de u$s 60.000 millones. Sumado al arancel de 25 por ciento a la soja del país norteamericano impuesto desde junio del año pasado.

“En medio de una escalada de las tensiones comerciales entre las dos principales potencias económicas del mundo, y a la postre, el principal vendedor y mayor consumidor de soja del mundo, los inventarios comenzaron a acumularse a gran escala. Y los precios se derrumbaron”. Pasaron de 12 millones a 27 millones de toneladas explicó la entidad.

A esto hay que sumarle un brote de fiebre porcina en el gigante asiático. Lo que redujo las necesidades de forraje, “sumando presión a la baja sobre el precio de la harina de soja”.

Soja en el mercado

“Con Estados Unidos dispuesto a ofrecer soja muy barata, no sólo los valores del poroto en el mercado internacional sufrieron una presión bajista. Sino que también las fabricas americanas encuentran rentable procesar un mayor volumen, para exportar harina y aceite”, explicó el trabajo.

Según la entidad, “la mayor competencia estadounidense en los mercados de exportación de la harina y el aceite de soja perjudica a la industria procesadora local. Erosionando los márgenes de la actividad”.

“Ello es muy preocupante para la salud de nuestras cuentas públicas, toda vez que la harina de soja es tradicionalmente el principal producto de exportación de Argentina”, completó.