El defensor de Unión dejó de lado por un momento el fútbol y se unió a la marcha que se realizó el viernes el apoyo a la familia del nene de 10 años fallecido en un accidente automovilístico.

Francisco Sueldo tenía 10 años y jugaba al fútbol en la escuela de la UNL. “Queremos que quede preso”, era el mensaje de amigos y familiares presentes.