En una relación separarse no siempre es el final puesto que existe la posibilidad de retomar el noviazgo un tiempo después de la ruptura. Algo que es más frecuente de lo que uno podría suponer entre los jóvenes de hoy.

Según una investigación publicada en Journal of Adolescent Research, una importante proporción de los jóvenes de la actualidad (millennials) tienden a volver con sus ex parejas en los dos años siguientes a la ruptura. En el estudio, en el que participaron más de 800 personas de entre 17 y 19 años, el 44 por ciento de las mismas decidieron dar una nueva chance a su última relación.

Varios estudios comprobaron que los finales no deseados activan las mismas regiones cerebrales que el dolor físico y que este malestar hace que uno decida retomar la relación donde lo dejó para poner fin al sufrimiento.

Otro de los motivos de este fenómeno son las redes sociales, que facilitan que uno tenga contacto con la ex pareja después de la separación. Esa sutil conexión ofrece otra oportunidad a las personas sin que ello suponga ningún tipo de compromiso, lo que puede derivar en una reconciliación cuando las circunstancias son propicias.

El nivel de compromiso de la relación también influye a la hora de optar por una reconciliación. “Los hallazgos basados ​​en encuestados indican que las parejas que cohabitan tienen menos probabilidades devolver que las casadas. Si se sigue esta lógica, los que nunca vivieron juntos deberían ser incluso menos propensos a intentarlo de vuelta después de la ruptura”, se precisó en el estudio.