En total se entregaron 90 pistolas 9 mm, 15 escopetas, 500 cartuchos anti tumultos y 10 dispersores.

Este lunes por la mañana, funcionarios del Ministerio de Seguridad, conducido por Maximiliano Pullaro, realizaron una entrega de armas a los efectivos de la Unidad Regional IX con sede en Reconquista, en el marco del Programa de Renovación del Equipamiento del Personal Policial de la Provincia de Santa Fe. Estas acciones complementan el armamento adquirido a lo largo de la gestión que alcanza un total de más de 50 millones de pesos.

El acto se llevó a cabo en la sede de la Unidad Regional “IX” en la localidad de Reconquista y estuvo encabezado por Lucas Covacich, Director Provincial de Control de Armas y Fabián Forni, Jefe de la Unidad Regional IX.

Los modelos adquiridos corresponden a 90 pistolas semiautomáticas doble acción, calibre 9 milímetros Marca Bersa, modelo TPR, de origen nacional. En tanto que las 15 escopetas son de Marca Hatsan, modelo Escort Aimguard. Además se entregaron 500 cartuchos anti tumultos y 10 dispersores, conocidos comúnmente como gas pimienta. El monto de la inversión total alcanzó los $2.000.000.

Al respecto, Director Provincial de Control de Armas, Lucas Covacich dijo que: “estamos renovando las armas en todo el territorio provincial, en esta primera etapa entregamos 90 pistolas para sacar de circulación las más antiguas y las que son de simple acción y que hoy las reemplazamos por estas que son de doble acción”.

Asimismo, el funcionario agregó: “lo que aportamos es mayor tecnología y confiabilidad para los efectivos policiales, por ello se brinda una capacitación sobre el nuevo armamento a fin de que puedan conocer los detalles y erradicar dudas”.

A su vez, el jefe de la Unidad Regional IX, Fabián Forni expresó: “este nuevo aporte del Ministerio de Seguridad significa un reemplazo muy significativo para el viejo armamento que contábamos en la Unidad que permite mayor eficacia para el personal policial”.

Control y registro balístico

La Subsecretaría de Control de Armas lleva a cabo diversas estrategias de control hacia el interior de la fuerza policial para fortalecer la seguridad y la transparencia en la gestión de armas y municiones. Bajo esta línea de acción se encuentra el Registro de Identificación Balístico que tiene como objetivo generar una base central de información útil sobre el arma y su portador.

La implementación de esta herramienta permite identificar e individualizar cada arma de fuego según las estrías del cañón y las marcas producidas sobre la ojiva y la vaina. El registro cuenta en la actualidad con más de 14.500 armas auditadas y el proceso continúa hacia el interior de la Policía como con las próximas camadas de agentes que se incorporen a la fuerza.