El secretario de Transporte de la provincia Pablo Jukic dijo que “la situación es límite”.

Esta semana, la intendenta de Rosario, Mónica Fein cuestionó públicamente las políticas aplicadas al transporte desde el gobierno nacional y pidió el congelamiento del precio del gasoil. En ese marco, habló de una profunda crisis del sistema desde la reducción de los subsidios que aportaba el Estado nacional. Según publicó el diario La Capital, “en diciembre, las empresas del transporte urbano de pasajeros pagaban subsidiado 12 pesos el litro de gasoil. El mes pasado, sin subsidios el valor del litro de combustible fue de $41,5. Tres veces y media más”.

Incremento de precios

Consultado al respecto, el secretario de Transporte, Pablo Jukic, señaló que debido al incremento en el precio de los pasajes que se produjo luego de la aplicación de una nueva política de subsidios y a los aumentos constantes de costos de funcionamiento, en el primer trimestre del año se redujo notablemente la cantidad de boletos vendidos en la provincia.

El funcionario explicó que en un contexto macroeconómico en donde el combustible subió más de 12% en lo que va del año y en el que el dólar y los repuestos suben constantemente, se torna difícil para muchas empresas la prestación del servicio.

“Eso impacta de manera central en los costos del transporte porque afecta lubricantes, repuestos, y demás. Entonces, se han subido tarifas para compensar los subsidios nacionales, pero también, para agregar a un cóctel explosivo, ha caído la demanda. La cantidad de boletos cortados bajó 17% en el total provincial. Con lo cual la situación es bastante límite en lo que hace al transporte”, graficó.

Disminución de compra

La baja es en la cantidad de pasajes vendidos en la comparación de los primeros tres meses del año pasado con, enero, febrero y marzo de este año. Consultado sobre la ocurrencia de una baja tan significativa en el pasado reciente, el funcionario respondió: “La verdad que no. Por lo menos en estos últimos cuatro años no había pasado esto. El transporte es algo muy dinámico y siempre que hablamos de transporte provincial que conecta ciudades, a veces decrece un sector, pero crece otro. Pero, no que en el total provincia se dé una caída tan grande”.

El 17% de caída es un promedio y hay zonas o regiones más afectadas que otras. Puntualmente, la reducción en la cantidad de viajantes se siente más en las áreas metropolitanas del Gran Santa Fe y el Gran Rosario. “Son personas que antes se trasladaban hacia la ciudad cabecera a trabajar o a estudiar y hoy lo están haciendo menos”, señaló.

Distribución de subsidios desigual

Ante la reducción de subsidios para el transporte a nivel nacional, el gobierno provincial definió aportar 1.500 millones de pesos para paliar parte de los fondos que dejaron de llegar. Sin embargo, los constantes aumentos de combustibles, sumados a la caída en el corte de boletos, hacen que ese dinero se torne insuficiente. En ese sentido, la queja por el reparto desigual de subsidios está presente en las palabras de los funcionarios del área.

“Creemos que hay una desigualdad entre Capital Federal y el resto de las provincias. Esa es la gran discusión que ha sido tema central del último Comité Federal de Transporte. Las provincias como Córdoba, Mendoza y Santa Fe, tienen situaciones muy similares con permanentes subas de costos que no pueden trasladar más a tarifas porque sigue cayendo la demanda. Pero, uno ve que en Capital Federal, o en ámbitos de la jurisdicción nacional, que atañe al traslado del área metropolitana de Buenos Aires, se anuncian congelamientos de tarifas”, manifestó.

“Por lo tanto, si se congelan tarifas y los costos suben, hay mayor cantidad de subsidios para este transporte y no para el resto del interior del país. Esa es la desigualdad que vemos y que es una realidad, no provincia contra provincia, sino área metropolitana de Buenos Aires, contra el resto de las provincias”, añadió Jukic.

Diálogos

Por último, respecto a la posibilidad de un nuevo aumento de tarifas en virtud del presente escenario, el funcionario indicó que se está hablando permanentemente con los empresarios del transporte. Es para buscar opciones y monitorear la situación, aunque una nueva suba no sería lo indicado en un momento de retracción de la actividad.

“Estamos charlando permanentemente con ellos. Saben que seguir aumentando la tarifa va a implicar una mayor caída de la demanda. Pero, si en un par de meses el combustible sigue subiendo y los costos siguen subiendo, no va a quedar otra que el aumento de tarifa”, concluyó.