La Fiscalía General de Nueva York anunció una investigación contra Facebook por apropiarse, sin permiso, de las agendas de contactos de 1.5 millones de usuarios de su red social, tras pedirles confirmar su dirección de correo electrónico.

La Fiscalía abre este procedimiento porque la compañía de Mark Zuckerberg habría recabado de esta manera “cientos de millones” de cuentas de correo de manera impropia para, a partir de eso, dirigir publicidad personalizada dentro de la red social.

Leé también
Nueva polémica con Facebook: pedía a los usuarios la contraseña del email
Al registrarse en este espacio, los nuevos usuarios recibían un correo de confirmación para certificar que esa dirección les pertenecía.

De acuerdo con la Fiscalía, en este procedimiento algunos de los usuarios habrían tenido que ceder su contraseña, lo que permitía a la firma acceder a sus agendas y hacerse con sus contactos.

“Es hora de que Facebook sea responsable por cómo gestiona la información personal de sus usuarios”, afirmó en el citado comunicado la fiscal general neoyorquina, Letitia James.

“Facebook demostró en repetidas ocasiones una falta de respeto por la información de los usuarios, al mismo tiempo que sacaba beneficio de dichos datos. El anuncio de Facebook de que recopiló las agendas de 1,5 millones de individuos (…) es la última muestra de que no se toma en serio su rol para proteger nuestra información personal”, declaró la fiscal.

No es la primera vez que la oficina neoyorquina actúa contra las tecnológicas por su manejo de los datos: en enero de este año, James anunció otra investigación, esta vez contra Apple, por el fallo en su programa “Facetime”, que permitía escuchar y ver a los usuarios de llamadas en grupo antes de que aceptaran o rechazaran dicha llamada.

Y, en 2018, actuó contra Facebook por el escándalo de Cambridge Analytica. Precisamente por este caso hoy se supo que Canadá denunció a la compañía californiana, ya que este país asegura que la red social se niega a cumplir sus leyes sobre privacidad y a asumir “la responsabilidad de proteger” la información de los canadienses, tras determinar que “cometió graves infracciones”.