El empate ante Universidad Católica fue absorbido con algo de fastidio en Rosario Central, que de todas maneras rescató algunos elementos que le pueden ser de utilidad para el duelo del 2 de mayo ante Boca, en Mendoza, por la definición de la Supercopa Argentina. Así también lo reflejó el defensor Miguel Barbieri en conferencia de prensa: “En el fútbol influye mucho cómo te vas post partido. Nos vamos con las mejores sensaciones y es muy bueno porque se viene una final contra un rival muy difícil. Creo que fue positivo más allá de que no pudimos seguir en la competición ni clasificar a la Sudamericana. En el vestuario las sensaciones están muy fuertes. Estamos convencidos de que este es el camino para lo que viene”.

A una semana de ese enfrentamiento, el Canalla sabe a la perfección que es una oportunidad de oro para, con solo 90 minutos en juego, seguir engrosando las vitrinas: “Va ser muy lindo más allá que el semestre no fue el mejor, pero es una linda oportunidad para tratar de cambiarle el color. Así y todo intentaremos disfrutarlo como se pueda, obviamente que intentaremos ganarlo desde el primer minuto. Es una linda oportunidad para darle otro título a esta institución y a este grupo que todo el semestre se viene matando y le fueron esquivos los resultados”.

Asimismo, el ex Racing y Chacarita confesó el juramento interno entre el plantel y el cuerpo técnic de cara al tramo final de un semestre para el olvido: “Es una final y tenemos que estar todos tirando para el mismo lado como ayer, los que estén y los que no. La idea primordial es que no nos afecte lo que fue el semestre”.

Para Barbieri será también la primera final que le toque disputar como profesional: “Será el primer partido por un título dentro de la cancha. Trato de quitarle la presión para no llegar con nerviosismo. Sabemos que es una final, pero este plantel sabe de esta clase de partidos y tengo fe que lo vamos a hacer muy bien”.