Desde el sector no creen probable que el Gobierno negocie con las petroleras, como hizo con otros sectores para buscar un “alivio” de precios.

 

El Gobierno Nacional anunció la semana pasada una serie de medidas para “aliviar” el bolsillo de los argentinos frente a la crisis económica y social que atraviesa el país.

Sin embargo, el “alivio” no llega al combustible y se estima que en mayo habrá una suba de hasta un 10% en el precio de la nafta.

“Todo indica que como ya en abril hubo atraso en el aumento y, teniendo en cuenta los valores actuales del crudo y del dólar, en mayo sería más que probable un aumento”, explicó Carlos Gold, presidente de CECHA (Confederación de entidades del comercio de hidrocarburos y afines de la República Argentina).

Es que en lo que va de abril, el crudo Brent, un comodity que se negocia en Londres y es independiente de lo que ocurre en Argentina, ya lleva un aumento de un 9% y cerró en torno a los US$ 74 por barril. Si a esto le sumamos la disparada del dólar, desde las petroleras sostienen que los precios están atrasados entre un 6 y un 10% y ese porcentaje podría ser el que impacte en los surtidores a partir de mayo.

Desde el sector, no creen que el Gobierno busque negociar con las petroleras para congelar o evitar más aumentos en los combustibles ya que los principales indicadores son externos a lo que sucede puntualmente en el país.