Marcelo Martínez de Giorgi sobreseyó a cuatro usuarios de Twitter que replicaron la frase desde sus cuentas personales. “Es una forma de repudiar ciertas políticas públicas”, consideró el magistrado.

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dictó el sobreseimiento a cuatro personas que retuitearon frases dirigidas al Presidente que rezaban “Macri te vamos a matar, no te va a salvar ni la Federal”, entre otras.

Una de las acusados había dicho en su defensa que esas palabras se escuchan habitualmente en canciones en las canchas y que nunca la entendió como una amenaza.

Los imputados que resultaron sobreseídos son Ignacio IzaguirreVanesa Noemi LofeudoCarla Alejandra Latorre y Juan José Nahuel Ortega. Todos habían publicado en Twitter frases dirigidas a Macri.

El juez consideró que “tales expresiones no tienen por finalidad anunciar un mal real o posible contra la figura del Presidente, sino que son una forma de manifestación en contra de ciertas circunstancias que acontecieron durante la administración que Mauricio Macri lleva a cabo en el país”.

En su descargo, Izaguirre había declarado que escribió esa frase ya que en esos días había sido detenida una persona que había puesto una frase de similares características en esa misma red social.

“Cuando salió la noticia respecto de dicha detención miles de personas comenzaron a publicar ese tipo de frases, como forma de protesta contra la detención y solidaridad con la persona detenida. No fue una amenaza, sino que fue una manifestación de apoyo”, manifestó.

Otra de las acusadas, Vanesa Noemí Lofeudo declaró el 5 de febrero que también se subió a la protesta: “Yo publiqué la frase como una forma de manifestarme en contra de la detención de esta persona. Fue una réplica del Tweet que esta persona había publicado, a lo que yo solamente le agregué ‘ahora que nos metan presos a todos’.

Para el juez, las frases “forman parte de una modalidad de expresar su repudio contra ciertas políticas que se llevan a cabo desde el Estado Nacional, ello sin la intencionalidad de provocar temor público, tumultos o desórdenes y, menos aún lastimar o poner en peligro la integridad física del Presidente de la Nación”.