Millones de usuarios de Instagram fueron afectados por una falla de seguridad que dejó expuestas las contraseñas y que su compañía matriz, Facebook, reconoció hace casi cuatro semanas.

En marzo, a raíz de una publicación en Krebs on Security, una empresa de seguridad informática, Facebook reconoció haber almacenado en sus servidores internos las contraseñas de inicio de sesión de cientos de millones de usuarios de esa red social en texto plano, sin encriptar. Ahora aseguró que también quedaron expuestos “millones” de inicios de sesión de usuarios de la red social Instagram.

La compañía actualizó el jueves su información sobre esta incidencia y aseguró haber descubierto en una nueva investigación “inicios de sesión adicionales con contraseñas de Instagram almacenados en un formato legible”.

Facebook estimó que el problema afectó a “millones de usuarios de Instagram”, y anunció que informará a los propietarios de las cuentas implicadas.

Al igual que sucedió con las contraseñas de Facebook en marzo, la compañía aseguró que las claves de Instagram almacenadas “no fueron abusadas de manera interna ni se accedió a ellas de forma inapropiada”.