Intendenta Mónica Fein

La mandataria denunció que esa medida es un acto de “desprecio al interior”. Y arengó a los intendentes para unificar los reclamos.

El anuncio nacional de congelar las subas en las tarifas, entre ellas las del transporte público, hasta fin de año para frenar la inflación y reimpulsar el consumo, provocó una gran irritación en las autoridades rosarinas.

La intendenta Mónica Fein destacó que representa “un desprecio al interior”. Recordó que incluye sólo a Capital federal y el Gran Buenos Aires. Y remarcó que es una decisión que “se define por política partidaria”. Así, explicó que “Rosario no se puede comprometer a implementar un sistema similar, porque intervienen muchas variables que no dependen del gobierno local“.

Además elevó un encendido llamado a los intendentes del interior para impulsar un reclamo generalizado.

Reclamo

Luego del comunicado oficial de la Nación, el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que en esa jurisdicción suspendió el aumento en el servicio de subtes. El mismo estaba previsto para el próximo 2 de mayo, que llevaba la tarifa de 19 pesos a 21 pesos.

Teniendo en cuenta esa determinación, Fein replicó: “Nos dicen a las ciudades y provincias del interior que cualquier aumento, es responsabilidad nuestra. Y la verdad es que no es así. El combustible es una responsabilidad nacional, la economía y el dólar son responsabilidad nacional. Inclusive las paritarias se definen nacionalmente“.

Medida

En este marco de determinaciones políticas, en etapa de campaña, para hacerle frente a un escenario de crisis económica y social en el país, y controlar la inflación (esta semana el Indec difundió que marzo alcanzó un 4,7 por ciento), el presidente Mauricio Macri y sus colaboradores del gabinete comunicaron este paquete de medidas. Es de congelamiento que abarca las tarifas, incluidas las del transporte, un servicio esencial en cada enclave urbano del territorio argentino.

Ante este panorama, que sólo alcanza a los ámbitos que dependen del gobierno nacional, desde la Intendencia de Rosario salieron con críticas fuertísimas. Frente al congelamiento de tarifas del transporte en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, la mandataria local dijo que esas decisiones “muestran su desprecio por el interior, sin ningún desparpajo”.

Fein expuso su enojo por este tablero de inequidades, y también recordó que viene reclamando desde hace más de dos semanas una reunión con el secretario de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich. “Lo solicité para saber con qué criterio se aumentarían los subsidios del transporte de Capital y Gran Buenos Aires. Y ahora el gobierno nacional toma estas medidas, diciendo que en esas jurisdicciones congelarán las tarifas“, dijo.

Ya a principios de este mes, la responsable del Ejecutivo rosarino había criticado con dureza al gobierno nacional por la decisión de subsidiar el transporte en la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Esto a fin de evitar un aumento de la tarifa. “Definen estas cosas por política partidaria, les dan a sus amigos, y al interior lo dejan sin transporte. Es una vergüenza”, insistió la intendenta.

En aquel momento, Fein había replicado la versión que señalaba que la administración central aumentaría 100 millones de pesos mensuales los aportes para el transporte en los distritos comandados por Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires) y María Eugenia Vidal (provincia de Buenos Aires).

“Es una vergüenza”

Y repitió con énfasis: “Es una vergüenza que el gobierno nacional le saque al interior los subsidios, pero decida seguir subsidiando a Capital y Buenos Aires, porque pertenecen a la misma orientación política“.

Queda claro una vez más que el interior sostiene el transporte de la ciudad más rica del país, con fondos de todos los argentinos. Mientras, las grandes ciudades debemos lidiar con los aumentos de combustibles, inflación y falta de subsidios“, resaltó la intendenta.

No implementan ninguna medida que beneficie a los rosarinos y los santafesinos, que utilizan todos los días el transporte público“, agregó.

Asimismo, arengó a los otros intendentes del interior a conformar un frente común para trasladar este malestar a Buenos Aires. “Voy a invitar al resto de los intendentes del interior del país a unirnos en este reclamo ante el gobierno nacional para cuidar a nuestros ciudadanos“.

Este es un año electoral y los intendentes están muy preocupados, pero el sistema de corta, media y larga distancia está en crisis en Argentina y el responsable es el gobierno nacional, que sólo mira a Capital y el Gran Buenos Aires“, finalizó Fein.